Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán
RAÚL ODÓN CONCEPCIÓN Vecino de Breña Baja

Erupción volcánica en La Palma | "El humo me tiene nervioso porque tengo una casa cerca"

Raúl Odón Concepción ha vivido tres erupciones: la de San Juan en 1949, la de Teneguía en 1971 y la de este domingo | "Con el Teneguía nos informábamos por la radio, por la gente. Hoy (por ayer para el lector) lo vimos por la tele", cuenta Raúl

Raúl Odón Concepción, ayer, en una imagen con el volcán de fondo.

Raúl Odón Concepción, ayer, en una imagen con el volcán de fondo.

Raúl Odón Concepción mira desde Breña Baja hacia la cumbre de La Palma, donde nace una columna de humo. A sus 74 años ha vivido tres erupciones: la de San Juan en 1949, Teneguía en 1971 y la de este domingo.

¿Dónde estaba usted cuando se produjo la erupción del volcán de San Juan?

Estaba con mi hermano haciendo el carbón, porque yo era por entonces carbonero. Estaba abanando para que se quemara el tizo y cogiera fuego la leña. Tenía 12 años. Estábamos por Las Rehoyas. Otros nos llamaron, porque se pensaban que lo que había eran truenos, que iba a llover, que nos fuéramos para abajo. Y era el volcán, que explotó. Era el día San Juan.

¿Fue a verlo?

Se veía desde donde estábamos trabajando, desde la Cumbre. Estaba el camión, el federal del urbano, el único camión que había en la Isla. La gente pitando, pi, pi, pi; qué ruido es este. De aquello recuerdo a una mujer que estaba vendimiando y era tanta la rabia que tenía, cogía las tortas uvas y las botaba a la lava y le decía: ‘Llévate estas también cabrón, desgraciado, que nos dejaste sin nada’.

22 años después vino el Teneguía.

Sí, ya yo estaba casado ya. Estaba trabajando por entonces en Casa Duque, una casa comercial. Los taxis no daban avío para dar viajes. La gente no tenía miedo, estaba más lejos de nosotros. Fui con mi mujer, Isabel Pérez Martín, y con mi amigo Álvaro, que paz descanse, en su coche, un Renault. Nos fuimos a Fuencaliente. Aquello era un espectáculo, no había humo como ahora, sino que era la lava saltando. Estaba para verlo pero después también hay gente que lo pasa mal. Yo ahora mismo veo ahora ese humo –refiriéndose a la columna que ha generado el volcán- ya me tiene nervioso, porque cerca tengo una casa donde vamos de cacería. Y eso no me gusta a mi un pelo. Dios no quiera que nos pase el fuego de la Cumbre.

"Cuando me asomé a la calle y vi el humo que procedía del volcán dije: ¡Adiós, y esto qué es!"

decoration

¿Cómo se enteró de este volcán? ¿Sintió los terremotos?

No, no he tenido temblor ninguno. Lo vimos por la tele. Y ahora –sobre las ocho de la noche- veo el humo, cuando me asomé. Dije: ‘Adiós, ¿esto qué es?’. Y era el volcán. Con el volcán de San Juan sí que sentimos lo terremotos. Entonces los sacos de carbón los teníamos pegados uno al otro. Estábamos sentado y cuando había un temblor se meneaban todos. Nos reñíamos, por la inocencia.

Ahora queda por saber el nombre.

El de San Juan se lo pusieron porque explotó el mismo día de San Juan. Hay unas décimas que lo recuerdan: Fenómeno volcán se subió a la serranía / A ver si el bedel ponía las banderas de San Juan / Ni curas ni sacristán en aquel tiempo existía / Recorté mi artillería dándole fuego al cañón / Dando una gran explosión a ver si San Juan me oía. Porque cuando llega a la mar, explota.

El Teneguía incluso llegó a crear una playa.

Allí iba la gente y estaba acampada hasta semanas en Fuencaliente, en casas rurales. En aquel tiempo tampoco podíamos acercarnos muchos, ya cuando se fue tranquilizando íbamos a verlo.

Cómo ha cambiado la vida desde entonces.

Sí, ahora nos enteramos por la tele. Con el Teneguía nos informábamos por la radio, por la gente. Hoy (por ayer para el lector) lo vimos por la tele y ya esta tarde fue cuando apareció la columna de humo.

Compartir el artículo

stats