El vicepresidente primero y conselleiro de Presidencia, Justicia y Turismo, Alfonso Rueda, anunció ayer que a lo largo de esta semana se abrirá una convocatoria de ayudas, que destinará seis millones de euros a los hosteleros gallegos para adaptar sus locales a “la seguridad máxima” que establece el nuevo protocolo. Tras la firma del acuerdo sobre el nuevo plan de hostelería segura con el Clúster Turismo de Galicia, las cuatro asociaciones provinciales de hostelería y la Federación de Hostelería de Galicia, Rueda valoró el trabajo realizado entre el sector y la Administración para llegar a este protocolo,que entrará en vigor mañana tras su publicación, hoy, en el Diario Oficial de Galicia (DOG).

El objetivo, explicó el vicepresidente, es “volver a esa ansiada normalidad” con el “máximo compromiso”, reflejado en los establecimientos que se encuentren en el tipo dos de un plan que contempla dos niveles en función de las medidas implementadas en el local. “Si una persona ve el cartel de máximo compromiso sabrá que allí, cumpliendo las normas, puede estar tranquilo porque entra en un local seguro”, manifestó Rueda.

Por su parte, el conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, recordó que este documento derivó de “una situación específica” –en alusión a la retirada del certificado COVID– y detalló que plantearon “una situación transversal” con el compromiso de los hosteleros. “El sector demostró un alto compromiso”, agradeció el titular de Sanidad, que agregó que Galicia fue la primera comunidad autónoma que pidió medidores de CO2 en estos locales. Así, explicó que el protocolo contempla dos niveles que tienen como medidas fundamentales la ventilación, la frecuencia en la limpieza de los aseos y la formación. También explicó que hay “un tercer nivel de seguridad” que permanecerá “en la recámara” para una situación excepcional.