Tras el espejismo de ayer, cuando el Sergas no notificó ningún fallecimiento por coronavirus, hoy vuelve al primer plano el aspecto más trágico de la pandemia. La Xunta ha notificado esta tarde-noche otros cuatro muertos por COVID-19; tres de ellos perdieron la vida el viernes y otro el sábado, lo que eleva a 2.608 el total de víctimas del SARS-CoV-2 en Galicia.

Los cuatro fallecidos eran varones. El viernes pereció uno de 87 años en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, otro de 90 en el Lucus Augusti y un tercero, de 90, en el Álvaro Cunqueiro. Al día siguiente se registró otro deceso en el hospital de Lugo, el de un hombre de 76 años. Todos ellos, de acuerdo con la información del Sergas, tenía patologías previas.

El dato coincide con una mejora sustancial de los datos de la pandemia en la comunidad durante el fin de semana. De hecho, después de muchas semanas con una incidencia acumulada peor que la media de España, este fin de semana Galicia le ha dado la vuelta a la situación: registra 105 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, por 116 en el conjunto del Estado.