La Justicia francesa ha abierto una investigación contra la exministra de Sanidad Agnes Buzyn, que ha sido imputada por presuntamente poner en peligro “la vida ajena” en relación con su gestión de la pandemia de coronavirus. Se trata de uno de los primeros casos a nivel mundial de imputación de un alto cargo del Gobierno por las decisiones tomadas en relación con la pandemia, según informaciones de la cadena BFMTV. Buzyn, que permaneció en el cargo entre mayo de 2017 y febrero de 2020, presentó su dimisión al ininio de la pandemia tras ser presionada por el presidente, Emmanuel Macron, para que reemplazara a Benjamin Griveaux como candidato de La República en Marcha a la Alcaldía de París. Griveaux retiró su candidatura debido a un escándalo sexual.