Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Junto a su padre

Irene, la bebé asturiana cuya madre murió por covid, ya está en casa

La pequeña recibe el alta tras haber pasado varias semanas en el Hospital de Cabueñes por su prematuro nacimiento

Hugo Correa junto a su hija Irene.

Hugo Correa junto a su hija Irene.

"Está muy bien, está comiendo fenómenal". Así lo cuenta sonriente y aliviado Hugo Correa. Se refiere a Irene Correa, su hija. Su bebé. La principal motivación para seguir adelante después del terrible revés que la vida le deparó el pasado mes de agosto. Hugo Correa era la pareja de Laura Duque, la mujer colombiana de 37 años que falleció de covid en el Hospital de Cabueñes tras haber dado a luz a su hija de poco más de ocho meses. Su caso estremeció a Asturias porque demostró lo duro que es el virus. Su pequeña Irene pasó los últimos días en una incubadora y ayer por fin recibió el alta y ya está en casa, con su padre. "Todos los exámenes han salido hasta ahora fenomenales", declaró Correa.

Laura Duque y Hugo Correa se conocieron hace 25 años en Cali, donde nacieron ambos. Llegaron a Gijón en 2008 y se instalaron en La Calzada, aunque desde hacía poco tiempo vivían en La Arena. Habían residido también en Oviedo y en Almería. La pareja recaló en Asturias por motivos laborales. Ella trabajó en unos almacenes de propiedad china en la zona oeste gijonesa, hasta que quedó embarazada. Laura Duque se caracterizó, cuenta su marido, por ser “una gran madre”. Tenía dos hijos, uno de 19 años y otro de 17. Correa también tenía descendencia, dos varones de 21 y 18 años. Los cuatro jóvenes residen en Colombia. Irene era la primera niña en común de la pareja. 

Según el relato de Correa, Laura Duque comenzó a sentirse mal en los últimos días de julio, coincidiendo con su regreso de un viaje a Madrid. “Al principio solo tuvo fiebre alta”, explica, y añade que, como el estado de salud de la mujer era cada vez más precario, decidió ir directamente al Hospital de Cabueñes, “en la la madrugada del viernes al sábado 7 de agosto”, concreta. Fue ese día cuando los médicos, en vista de que se trataba de una gestación avanzada y de que el estado de la madre empeoraba por momentos, decidieron programar el parto por cesárea. La niña Irene nació a las 19:57 horas y pesó alrededor de kilo y medio tras casi 30 semanas de gestación.

Compartir el artículo

stats