El uso de mascarilla en la calle dejará de ser obligatorio en Portugal a partir del próximo lunes, ya que la medida está en vigor hasta este domingo y no se ha presentado ninguna propuesta en el Parlamento para prorrogarla. La mayoría de los partidos, incluido el gobernante Partido Socialista, ya habían comunicado públicamente que no iban a proponer la renovación de la ley.

Este miércoles se realizó la reunión de la conferencia de líderes del Parlamento para decidir qué temas serán debatidos en el arranque del año legislativo y el uso de la mascarilla "no fue abordado", explicó posteriormente a periodistas la portavoz, Maria da Luz Rosinha, lo que terminó de confirmar el fin de la medida.

La medida estaba en vigor desde finales de octubre de 2020 y obliga a usar mascarilla en la calle siempre que no sea posible mantener la distancia social aconsejada.

La principal autoridad sanitaria del país, la Dirección General de Salud (DGS), se mostró hoy a favor del fin de la medida, aunque sigue recomendando su uso en determinadas situaciones donde el riesgo de contagio de coronavirus es mayor, como eventos, aglomeraciones o en los recreos de las escuelas.

"Cada uno debe, a pesar de todo, seguir llevando encima una mascarilla y en caso de necesidad debe colocársela", dijo la directora general de Salud, Graça Freitas, en una audición parlamentaria.

Aun así, la retirada de la medida no ha recibido apoyo unánime en el país, y desde la Asociación Nacional de Médicos de Salud Pública han manifestado que sería "conveniente" que el uso de mascarilla en la vía pública siguiese siendo obligatorio.

Baja la incidencia

El fin de la mascarilla en la calle llega en un momento en el que la pandemia está estabilizada en el país y con la incidencia a la baja, a la vez que avanza el proceso de vacunación.

Según el boletín más reciente de la DGS, la incidencia a 14 días se sitúa en 259,6 casos por 100.000 habitantes, tras bajar más de 40 puntos en la última semana.

Este miércoles se notificaron 1.778 contagios y diez muertes, y el número de hospitalizados con covid-19 cayó a 621 personas, de las que 135 están en cuidados intensivos.

Desde que empezó la pandemia, Portugal, con 10 millones de habitantes, suma 1.050.719 casos confirmados y 17.826 muertes.

El último informe de vacunación de la DGS, con datos hasta el pasado domingo, recoge que el 78 % de la población total del país tiene la pauta completa y el 85 % ha recibido al menos una dosis.