La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a China y a “todos los gobiernos” que “despoliticen” la pandemia de COVID-19 y “cooperen para acelerar los estudios sobre los orígenes” del SARS-CoV-2.

A través de un comunicado, el organismo sanitario internacional de Naciones Unidas apunta que la siguiente serie de estudios sobre el origen del virus “incluiría un examen más profundo de los datos brutos de los primeros casos y de los sueros de los posibles primeros casos de 2019”. “El acceso a los datos es de vital importancia para hacer evolucionar nuestra comprensión de la ciencia y no debe politizarse en modo alguno”, insisten al respecto.

Así, afirman que están colaborando con varios países que han notificado la detección del SARS-CoV-2 en muestras de especímenes biológicos almacenados a partir de 2019. “Por ejemplo, en Italia, la OMS facilitó una evaluación independiente por parte de laboratorios internacionales de los hallazgos de uno de esos estudios, que incluyó el reanálisis ciego de muestras de sangre prepandémicas”, ejemplifican.

“Compartir los datos brutos y dar permiso para que se vuelvan a analizar las muestras en laboratorios de fuera de Italia refleja la solidaridad científica en su máxima expresión y no es otra cosa que lo que animamos a todos los países, incluida China, a apoyar para que podamos avanzar en los estudios de los orígenes de forma rápida y eficaz”, argumentan nuevamente.

Por otra parte, en relación a la hipótesis de que el virus se escapara de un laboratorio en Wuhan, la OMS reconoce que China y varios otros países han sugerido que el estudio de los orígenes “se ha politizado o que la OMS ha actuado debido a la presión política”.

“Al revisar el informe de la primera fase del estudio, la OMS determinó que no había pruebas científicas suficientes para descartar ninguna de las hipótesis. En concreto, para abordar la ‘hipótesis del laboratorio’, es importante tener acceso a todos los datos y considerar las mejores prácticas científicas y examinar los mecanismos que la OMS ya tiene en marcha”, defienden.

China insistió en ampliar la búsqueda de los orígenes del coronavirus SARS-CoV-2 “a otros países”, reiteró que la teoría de que el virus salió de un laboratorio de Wuhan es “extremadamente improbable” y pidió “no politizar” las investigaciones al respecto.