Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crece la presión para obligar a vacunar a sanitarios y trabajadores de residencias

Seis comunidades piden al Ministerio de Sanidad “inoculación obligatoria” para este personal

Usuarios y trabajadores en un centro de Aldán. | // MARTA G. BREA

La vacunación contra el COVID-19 se ha planteado desde un principio como algo voluntario. Si bien la inmensa mayoría de la población responde a la llamada de las autoridades sanitarias para recibir las dosis, existe un porcentaje de personas que decide no vacunarse y esto preocupa a las administraciones sanitarias, en especial cuando se trata del propio personal sanitario o trabajadores de residencias. Su labor diaria implica gran riesgo en el contexto de una pandemia como la actual al trabajar con pacientes y personas que necesitan cuidados, es decir, en ámbitos especialmente vulnerables. Son ya seis las comunidades autónomas que piden al Ministerio de Sanidad “la vacunación obligatoria” para estos trabajadores, coincidiendo con el incremento de contagios en centros de mayores en los últimos días. Países como Italia, Francia, Reino Unido o Grecia ya han dado el paso de la “inoculación obligatoria selectiva” y en España se abre el debate.

Italia, Francia, Reino Unido o Grecia ya han dado el paso de la “inoculación obligatoria selectiva”

decoration

A favor de obligar a vacunar a todo el colectivo médico y de cuidadores

Galicia, Andalucía, Madrid, Canarias, Cantabria y Murcia, seis comunidades con 22 millones de habitantes en total, ya lo han expresado públicamente: piden al Ministerio de Sanidad una solución jurídica que permita obligar a vacunar a personal de medicina, enfermería o residencias que rechaza la inoculación. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, insistió ayer en que debe ser obligatorio en ciertos colectivos, refiriéndose a salud y cuidados. “Para poder ejercer la medicina, la enfermería o los cuidados tanto en residencias sanitarias como de cuidado de mayores es imprescindible que el personal se vacune, si no, no puede trabajar con seguridad”, aseguró. “En España no hay una legislación que obligue a la vacunación ni siquiera a los sanitarios, pero también es evidente que debemos abrir ese debate, con criterios clínicos y sanitarios. Me parece que para que puedan seguir ejerciendo es necesario que se vacunen”, apuntó el presidente gallego, que considera que en estos casos debe prevalecer la salud pública general ante la decisión individual de no vacunarse.

Feijóo: "Para poder seguir ejerciendo es necesario que se vacunen"

decoration

Muchas dudas legales

Ante las dudas legales para regular una posible vacunación obligatoria (selectiva, sería, en este caso, tal y como están haciendo ya en otros países), el Gobierno ha planteado

  • que se realicen dos test de control semanales a los trabajadores de residencias sin vacunar.
  • Incluso habla de la posibilidad de traslados forzosos a centros en los que no estén en contacto con mayores (opción descartada ayer desde la Xunta).

Mientras, las comunidades anteriormente citadas buscan un encaje legal para que no quede ningún trabajador sin vacunar en los colectivos médicos y de cuidados. El portavoz del Gobierno vasco apuntaba ayer que no existe “ningún instrumento jurídico que permita una vacunación obligatoria”.

Porcentaje bajo de no vacunados en España

Cada vez son más las voces que apuestan por una vacunación obligatoria selectiva. Si bien el porcentaje de personas que se niega a vacunarse en España es muy bajo, este porcentaje preocupa por su alcance y porque puede impedir alcanzar la inmunidad de rebaño, como indicó ayer el presidente del Comité de Bioética de España, Federico Montalvo. También se pronunció a favor de inoculación obligatoria al colectivo sanitario el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, Tomás Cobo. Incluso plantea cambiar de puesto a los no vacunados/as.

Cambiar de puesto a los médicos no vacunados, indica el Colegio Oficial

decoration

Medidas en Galicia

Desde la Consellería de Política Social indicaron ayer que prácticamente la totalidad de los trabajadores de residencias de mayores de Galicia “están vacunados”. “El número de no vacunados es marginal, menos del 1%, y el principal motivo: contraindicaciones médicas muy puntuales”, expresaron desde el departamento autonómico.

En las residencias gallegas menos de un 1% de trabajadores está sin vacunar

decoration

Más cribados en las residencias y más control

Ante la subida de casos en residencias, “aumentamos el número de cribados en trabajadores”, apuntan. “Además de las pruebas de saliva que se estaban realizando, ahora se hace uno semanal a todos los trabajadores (vacunados y no vacunados). Y a las residencias se les suministran test de antígenos. Hay que recordar que a los usuarios se les realiza un cribado tan pronto se detecta un positivo en el centro. Asimismo, aquellos que salen con sus familias unos días (mínimo cinco) a la vuelta tienen que realizar una PCR con prueba negativa”, explican. Desde Política Social también han dado instrucciones a las residencias para reforzar los protocolos de seguridad (mascarillas en zonas comunes, desinfección-higiene de los espacios, lavado de manos y distancia).

En cuanto al debate sobre una posible tercera dosis, la Comunidad de Madrid planteó ayer al Ministerio de Sanidad que se administre a grupos de muy alto riesgo (trasplantes, tratamientos oncológicos, personas inmunodeprimidas...).

Feijóo reclama 45.000 vacunas más a la semana

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, expresó ayer que “para la próxima semana” la comunidad gallega tendrá “tan solo 125.000 vacunas” contra el COVID-19. “Son la mitad de las que teníamos en las semanas del mes de junio”, lamentó, para reclamar “más para poder inmunizar al conjunto de la población”.

"Tenemos la mitad de las vacunas que teníamos en junio", apunta Feijóo

decoration

“Estamos esperando con muchísimo interés el anuncio realizado por el presidente del Gobierno en la Conferencia de presidentes del pasado viernes, en Salamanca, en donde comprometió 3,4 millones de nuevas dosis de vacunas de Pfizer. Necesitamos saber las que nos corresponden y estimamos que en torno a 40.000 ó 50.000 de ellas serán para Galicia cada semana, a mayores de las que teníamos”, comentó. “Entendemos que nos corresponderían, a Galicia, 45.000 vacunas cada semana. De momento no tenemos confirmación”, expresó.

Autocita de 16 a 21 años: hoy y mañana

Asimismo, el mandatario autonómico también se refirió a la autocita para vacunar a jóvenes de entre 16 y 21, que se abrirá hoy, en toda Galicia, a las 9:00 horas, a través de Internet. Feijóo destacó que se va a “vacunar con 25.000 dosis a estos jóvenes, en un compromiso” que, según matizó, tenían “con ellos”. “Y lo vamos a cumplir”, afirmó. “Si se agotan el sábado (por hoy), pues ya estaría y, de lo contrario, seguiríamos el día siguiente (mañana, domingo) hasta utilizar estas 25.000 vacunas”, concluyó el presidente gallego.

Italia, Reino Unido o Francia ya se lo exige al colectivo médico

En Italia ya es obligatoria la vacuna para médicos y personal sanitario, una medida establecida en un decreto ley de 25 de mayo que ha suscitado críticas hasta el punto de que ha sido recurrida por más de 300 personas. Este país establece que quienes rechacen la vacuna podrán ser apartados de puestos que impliquen estar en contacto con la población. Por su parte, Francia anunció la vacunación obligatoria para el personal sanitario el pasado 12 de julio. Su objetivo es que se vacunen todos aquellos profesionales que trabajen con personas vulnerables. Fija como plazo el 15 de septiembre: si en esa fecha no están vacunados pueden ser suspendidos de sus funciones. Reino Unido también lo anunció en junio: obligatorio vacunarse para todas las personas que trabajan en residencias de mayores, desde médicos a cuidadores. Tienen de plazo hasta octubre y será una condición indispensable para poder seguir trabajando. En Moscú, por ejemplo, se ha ordenado la vacunación obligatoria a todos los empleados del sector servicios y Grecia también obliga a vacunarse a los trabajadores de asilos a partir de ahora y a los sanitarios a partir del uno de septiembre.

El profesorado italiano sin certificado Covid no podrá ejercer

Los profesores de todos los cursos educativos y los estudiantes universitarios de Italia deberán contar con el certificado sanitario COVID-19 a partir del próximo septiembre, según acordó ayer el Gobierno en el Consejo de Ministros. Se exigirá el certificado a docentes, tanto de escuela como de universidad, y en este último caso, también a los estudiantes. Los docentes de Primaria y Secundaria que no lo presenten serán suspendidos y dejarán de recibir sueldo a partir del quinto día de ausencia, que será considerada “injustificada”, explicó ayer el ministro de Educación, Patrizio Bianchi. En el caso de las universidades, la sanción dependerá de los rectores. Además a partir de hoy será obligatorio en Italia el certificado de una dosis o un test negativo para consumir dentro de bares y restaurantes y para acceder a cines, gimnasios o grandes eventos (también en Francia).

Compartir el artículo

stats