Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El control del origen de positivos COVID se complica en Galicia en los últimos meses

Cribado reciente en Ourense para detección de casos COVID entre jóvenes.

Cribado reciente en Ourense para detección de casos COVID entre jóvenes. FDV

Con las vacaciones estivales y la irrupción de la conocida ya como quinta ola, protagonizada en mayor medida por los más jóvenes, el sistema de rastreo se complica. Los encuentros en las últimas semanas han sido de un mayor número de personas, en comparación con las salidas durante el curso escolar. A ello se suma el alivio en las restricciones, como el tema de la mascarilla, y el perfil de los nuevos pacientes (gente muy joven), sin completar la pauta de vacunación. Podría ser esta una descripción general del momento actual tras un año y cinco meses de pandemia. Y en este panorama se complica también la identificación de la cadena de transmisión del virus, así como la detección de los contactos tras un nuevo positivo COVID.

Los datos oficiales prueban las dificultades en el control de los nuevos casos. Según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, que desglosa el número de casos por comunidades autónomas, así como la incidencia o la ocupación de camas en los hospitales, el porcentaje de casos con trazabilidad en la comunidad gallega es del 45%. Quiere decir que el sistema es capaz de ubicar, de llegar al origen de dichos positivos. El informe del Ministerio de Sanidad correspondiente al pasado mes de abril sitúa este porcentaje en la comunidad gallega en un 75,4%. Los datos confirmarían la mayor dificultad en la actualidad para controlar la transmisión del virus.

El propio conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, expresaba hace unos días que esta quinta ola tiene una lectura distinta, teniendo en cuenta el porcentaje de no vacunados y que coincide con la población más joven. Además, al ser un periodo vacacional, el control de los contactos es más difícil ya que es más común quedar con amigos, familiares o conocidos (no-convivientes). El círculo social se agranda e incluso recordar todos y cada uno de los contactos en caso de dar positivo COVID es más difícil. El titular de Sanidade indicó que los contactos de un positivo pueden alcanzar ahora las 40 personas.

Por comunidades

Los datos del Ministerio de Sanidad apuntan que por cada caso COVID se identifican dos contactos, de media. Así lo indican las últimas estadísticas con cifras de la comunidad gallega. A finales de enero, después de una etapa también complicada en número de positivos, se llegaba a detectar tres contactos de media. El sistema de rastreo sigue las mismas pautas ahora que en aquel momento, por lo que podría haber más dificultad en la actualidad para ubicar los contactos. De ahí que las autoridades sanitarias recomienden limitar las interacciones en la medida de lo posible para conseguir un óptimo seguimiento de la transmisión del virus. En cuanto a la capacidad para ubicar el origen de los positivos COVID, en la mayoría de las comunidades el porcentaje de trazabilidad bajó con respecto a meses previos. En Galicia pasó de un 75% en abril a un 45%. En Canarias, por ejemplo, pasó de un 83% en abril a un 48,8% y en Castilla La-Mancha de un 74,9% a un 59,2%. En Extremadura, de un 69,2% a un 44,4%. En todas ellas ha bajado la capacidad de identificar el origen del contagio, por diversos motivos.

Las autoridades aconsejan limitar las interacciones en la medida de lo posible

Sin embargo, en comunidades como Cataluña o Asturias el porcentaje de casos con trazabilidad creció en el mismo periodo (de un 42,7% a un 82,8% en la comunidad catalana y de un 48% a un 64,1% en el caso de Asturias).

Compartir el artículo

stats