La Agencia Española del Medicamento (AEMPS) pone en pausa el arranque de los ensayos clínicos de la vacuna española impulsada por el Centro Nacional de Biotecnología (CNB), perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y el grupo farmacéutico gallego Zendal a través de la filial biotecnológica Biofabri. Según adelantan “El Español” y “El País”, la fórmula desarrollada por el virólogo Mariano Esteban ha sido paralizada justo cuando iba a dar el salto de los laboratorios a las primeras pruebas en voluntarios humanos. La noticia llega justo cuando el Hospital de la Paz, centro designado para vehicular la primera fase de los ensayos clínicos, estaba perfilando la preselección de un centenar de candidatos para testar esta vacuna.

Según recoge una nota de prensa remitida ayer por el CSIC, el ensayo clínico de esta vacuna no ha sido anulado sino que se ha aplazado hasta que las autoridades sanitarias concluyan la evaluación de los datos de seguridad y eficacia de la fórmula. La institución niega que el parón de la vacuna se deba a la muerte “por lesiones pulmonares” de uno de los macacos utilizados en los ensayos preclínicos, tal y como recogen algunos medios de comunicación.

La vacuna del CNB siempre ha destacado como una de las más prometedoras del panorama científico español. La fórmula empezó a desarrollarse en enero dE 2020, poco después de que se publicara la primera secuencia genética del coronavirus. Las primeras pruebas experimentales de este compuesto, desarrolladas en modelos animales como ratones, hámsteres y macacos, apuntaban a una eficacia del 100%. Durante la investigación, el laboratorio remitió todos los datos de seguridad y eficacia de su vacuna a la AEMPS para que pudiera evaluar su continuidad. Mientras tanto, el equipo también ya había llegado a un acuerdo con la farmacéutica veterinaria Biofabri para producir el primer lote de esta fórmula para la primera fase de los ensayos clínicos.

Según apuntaron los ensayos preclínicos, la vacuna del CSIC podría brindar “una respuesta inmunitaria más potente y duradera” que las actuales vacunas contra el coronavirus. En estos momentos, en España se están desarrollando alrededor de 12 proyectos experimentales de vacunas contra el SARS-CoV-2. El virólogo explicaba hace unos meses, que la continuidad de estos proyectos era importante para garantizar que las vacunas lleguen a todo el mundo.