Las siete grandes ciudades gallegas cierran sus locales de ocio nocturno a partir de la madrugada de este sábado 31 de julio, momento en el que entraron en vigor las nuevas restricciones acordadas por el comité clínico de la Xunta este pasado martes. Además, debido a su paso a nivel alto, los locales hosteleros de las urbes deberán exigir certificado covid para el interior, al 50% de su capacidad --en el exterior, también al 50%, no será necesario documento acreditativo--.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha autorizado la nueva "ola" de restricciones dictadas por la Xunta para atajar la desbocada quinta ola. Así, el alto tribunal gallego ha respaldado la limitación, en toda la comunidad autónoma, del número de personas que se pueden reunir en espacios públicos o privados (seis en interiores y diez en exteriores), así como a prohibir encuentros con no convivientes entre las tres horas y las seis de la madrugada.

Así lo ha informado el Tribunal a través de un comunicado en el que han señalado que los jueces, "tras examinar el informe de la Consellería de Sanidade", consideran que las medidas propuestas "responden a una situación clara de incremento en el virus".

De este modo, las restricciones, ahora avaladas por el Tribunal Superior de Xustiza, entrarán en vigor a partir de la medianoche de este sábado 31 de julio, tras su publicación en el Diario Oficial de Galicia (DOG) este pasado jueves.

Certificados COVID para entrar en locales

Además de la prohibición de reuniones de madrugada y la limitación durante el resto del día, los ayuntamientos en nivel máximo y alto deberán cerrar los locales de ocio nocturno y sus locales hosteleros verán reducido su aforo al 30% y 50%, respectivamente, con obligatoriedad de certificado COVID-19.

Esta medida ha generado controversia en la hostelería, que una vez más se ve abocada a nuevas limitaciones y a hacer frente a multitud de dudas y situaciones desgradables ante el comportamiento de algunos clientes. De hecho, la Federación Provincial de Hostelería (Feprohos) acaba de publicar una guía para ayudar a camareros y responsables de locales a aplicar la nueva normativa: controles de acceso a los locales, cómo ventilar, saber identificar un certificado de vacunación o una prueba diagnóstica negativa, cómo ayudar a las personas que cumplen los requisitos para acceder a los interiores pero no tienen la certificación sanitaria visible...

Sin embargo, la postura gallega choca con la del Gobierno estatal, que a través de su portavoz ha descartado implantar el pasaporte COVID para entrar en los bares para no "estigmatizar" a los jóvenes.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Conferencia de Presidentes, Isabel Rodríguez ha insistido en que la "prioridad" del Gobierno es la vacunación y avanzar en que la población más joven consiga la pauta completa.

"La posición del Gobierno es evitar el estigma en aquellas personas que no estén vacunadas, que se impidiera el libre desarrollo de personas que no han tenido la oportunidad de vacunarse. Estaríamos estigmatizando a la población más joven", ha resaltado.

Ayer mismo, la ministra de Sanidad Carolina Darias, explicó en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que el certificado digital fue respaldado por el Parlamento Europeo exclusivamente para facilitar “la movilidad segura” de la población entre los países miembros. En este contexto, afirmó que ampliar su uso para acceder a interiores “sería complicado” y descartó convertir el documento en un salvoconducto para entrar en el interior de los establecimientos. Si bien, Darias recordó que las comunidades autónomas pueden promover las medidas sanitarias que consideren oportunas para hacer frente al virus, siempre “dentro de su ámbito competencial”.

Varapalo en Canarias

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias suspendió cautelarmente la medida el gobierno insular para exigir certificado COVID o prueba diagnóstica para acceder a locales de hostelería y hotelería. Sostiene que exigir información sanitaria de los usuarios para acceder a la hostelería, gimnasios o recintos culturales va contra el derecho a la intimidad.

Fue el Círculo de Empresarios y Profesionales del Sur de Tenerife quien recurrió la medida, consiguiendo el beneplácito del alto tribunal canario. El gobierno insular se dispone a presentar alegaciones contra esta decisión.

El pasaporte COVID divide a las autonomías

El uso del certificado COVID-19 digital para permitir el acceso al interior de determinados establecimientos no es idea exclusiva de Canarias. En Galicia ya está en vigor para cribar los accesos al interior de la restauración y hostelería; Melilla lo exigirá a mediados de agosto; y Cantabria aprobó ayer su uso. Andalucía ve con buenos ojos la medida, pero apuesta por una normativa unificada y Aragón considera «es digna de estudio». Otras comunidades como Castilla-La Mancha no lo descartan si se llegara a un acuerdo nacional; mientras que la Comunidad Valenciana, Cataluña, Euskadi o Madrid no se lo plantean, al menos hasta que se despejen las dudas legales. El certificado COVID sirve para acreditar que el titular ha recibido la pauta vacunal completa, que cuenta con una prueba negativa realizada en las últimas 72 horas, o que se ha recuperado de una infección por SARS-CoV-2 en los últimos seis meses. De momento, cuenta con el respaldo jurídico del Parlamento Europeo, que promovió su creación en aras de facilitar la movilidad de los ciudadanos de la Unión Europea entre los países miembros.