Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hospitalizados se han quintuplicado en Galicia al cabo de un mes de quinta ola

Imagen de fondo: una calle de Baiona llena de gente

Imagen de fondo: una calle de Baiona llena de gente Marta G. Brea / FDV

El número de hospitalizados por COVID-19 en Galicia se ha multiplicado por cinco desde el inicio de la quinta ola, de la que se acaba de cumplir un mes. El pasado 24 de junio comenzaban a aumentar de forma sostenida los casos activos en los balances diarios de la Consellería de Sanidade. Desde aquel día de San Juan, en el que se reportaban 1.305 personas con la infección en la comunidad, hemos pasado a los 16.754 notificados ayer. Es decir, los casos activos se han multiplicado casi por 13, pero los hospitalizados han aumentado en menor medida que en las anteriores ondas, pasando de 44 (12 en uci y 33 en unidades de hospitalización) a los 227 (22 en uci y 205 en planta) que contempla el último boletín de Sanidade. En total, los hospitalizados se han multiplicado por 5, pero mientras los ingresados en otras unidades se han multiplicado por 6,2, los pacientes en uci lo han hecho por 1,8.

En cuanto a los fallecimientos, en este mes de quinta ola se han registrado 16. El último, un hombre de 87 años fallecido el sábado 24 en el Complejo Hospitalario de Pontevedra, y que padecía patologías previas. Dieciséis muertos es una cifra trágica, pero que no tiene comparación con los 412 registrados en el pasado mes de enero, cuando la vacunación estaba en sus inicios y Galicia atravesaba la mortífera tercera ola, en la que se registró el pico de casos activos de toda la epidemia: 22.704.

Está por ver si en los próximos días se supera ese récord, ya que el ritmo de crecimiento parece decrecer y puede que nos acerquemos al pico, pero no se puede descartar del todo. La variante delta (india), que ya es la de mayor prevalencia, es entre un 40% y un 60% más transmisible que la alfa (británica), y eso hace que esta quinta ola sea especialmente empinada en contagios, pero que no se eleve de la misma manera en cuanto a hospitalizaciones y decesos, gracias a una campaña de vacunación que ya protege al 68% de la población diana de Galicia con la pauta completa. El porcentaje de población mayor de 40 años susceptible de recibir la vacuna que ya tiene una dosis como mínimo roza el 95%, y el 76% de los gallegos susceptibles de recibir la vacuna cuenta al menos con un pinchazo.

En cualquier caso, las vacunas, siendo la mejor herramienta contra la pandemia, no resuelven por sí solas la situación. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha advertido que la inmunidad de rebaño no está en el 70% de vacunados que ya tocamos con la yema de los dedos, sino con el 90% o más. Parte de la culpa la tiene la variante delta, con un número de reproducción básico (R0) de 6, más del doble que la cepa de Wuhan. El virus original contagiaba a una media de 2,5 personas por caso, y con la variante delta se contagian 6.

Ayer se notificaron 21 ingresados más en un solo día, y la cifra diaria de contagios se situó en 1.370, once veces más que la jornada del 24 de junio, que fueron 120. En solo una semana se ha pasado de 10.363 a 16.754 casos activos en la comunidad, un 61% más.

La positividad de las PCR se sitúa en el 13,4%, por debajo de los anteriores días.

Los test de antígenos gratuitos que ofreció el Sergas el sábado en unidades móviles instaladas en las 7 principales ciudades gallegas arrojaron una positividad media del 1,97 por ciento. Vigo fue la ciudad que arrojó una mayor positividad en estas pruebas, realizadas en su inmensa mayoría a jóvenes: 16 positivos entre 350 test, un 4,57 por ciento.

Compartir el artículo

stats