El Ministerio de Salud del Reino Unido notificó ayer 36.389 nuevos casos, una cifra ligeramente inferior a los cerca de 40.000 registrados durante la jornada anterior, en el marco de un repunte de los contagios achacado a la variante delta del SARS-CoV-2. De esta forma, los casos activos se sitúan en 5.637.975, mientras que los fallecidos son ya 129.044, 64 más que en el balance anterior.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, las pruebas diagnósticas sugieren que el 1,3% de la población británica, o 1 de cada 80 personas tenía COVID-19 la semana pasada, frente a una de cada cien personas la semana anterior. Más de 600.000 personas han sido confinadas en la última semana en el Reino Unido, que levantó el pasado lunes la mayoría de las restricciones.

Por otra parte, el gobierno británico anunció ayer que más de 10.000 trabajadores del sector alimentario quedarán exentos de hacer cuarentena si entran en contacto con un infectado por coronavirus, para evitar problemas de abastecimiento en plena disparada de los contagios.