Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas cojea en protocolo

Los sanitarios tampoco tendrán que guardar cuarentena aunque tengan un contacto estrecho con COVID.

Los sanitarios tampoco tendrán que guardar cuarentena aunque tengan un contacto estrecho con COVID. Marta G. Brea

Normas extrañas: los vacunados no guardarán cuarentena si un contacto estrecho tiene COVID pero se sigue sin obligar a incluir medidores de CO2 en Atención Primaria

A medida que la pandemia avanza, el Sergas modifica su protocolo para atender en Atención Primaria a posibles casos de infección del SARS-CoV-2. Días atrás, daba a conocer los últimos cambios pero, curiosamente, sigue sin introducir uno: la inclusión de medidores de CO2 en las salas de atención o espera de casos sospechosos de COVID-19.

Científicos como el español José Jiménez –profesor en la Universidad de Colorado– reclaman que “se debe medir el CO2 en todas partes” y colocar la pantalla con los resultados ante la vista de todo el mundo. Sin embargo, en Galicia, estos medidores siguen siendo solo obligatorios para la hostelería y el ocio nocturno. Ni con el cambio de protocolo, la Consellería de Sanidade acepta su utilización en zonas donde seguramente hay casos positivos: las salas de espera de los centros de Atención Primaria.

El Sergas, eso sí, señala que cada centro sanitario, en la medida de lo posible, designará una zona para la atención de pacientes sospechosos de estar infectados con SARS-CoV-2. Su consideración es que sean atendidos en zonas separadas “a más de dos metros del resto de usuarios y con medidas físicas de separación.

Ni siquiera es obligatorio la aireación natural de la sala. “Esta sala, de ser posible, dispondrá de ventilación natural y se ventilará con la máxima frecuencia que la climatología permita”, indica el nuevo texto.

Este “Protoclo para a detección e manexo de casos de infección activa polo virus SARS-CoV-2 en Atención Primaria” recoge unas consideraciones especiales en el manejo de los contactos. Una de ellas es que las personas que hayan sido contacto estrecho de un caso COVID estarán exentas de realizar la cuarentena si están completamente vacunadas.

Se considera esto último si recibió dos dosis de la vacuna Pfizer separadas entre sí por un mínimo de 19 días, de 21 días en el caso de la vacuna de AstraZeneca; o de 25 días para la de Moderna; si recibió una dosis de la de Janssen hace más de 14 días; si tiene 65 años de edad o menos y pasó la enfermedad y recibió una dosis de cualquiera de las dos vacunas pasando el periodo mínimo antes apuntado. También son considerados vacunadas aquellas personas que recibieron una pauta heteróloga (combinación de vacunas de diferente farmacéutica) y transcurrieron siete días desde la segunda dosis de la de Pfizer o 14 días posteriores al último pinchazo de la de Moderna.

No obstante, aún cumpliendo con estos requisitos, si se ha estado en contacto estrecho con un paciente COVID, sí tendrán que guardar cuarentena las personas inmunodeprimidas y si salud pública sospecha que la infección del contacto estrecho se debe a una variante del SARS-CoV-2 asociada a un riesgo importante del escape inmune (las variantes beta y gamma) o si se sospecha también de que se pudo contagiar de un visión.

Todas estas medidas se pasan a aplicar también al personal sanitario, según confirmó ayer la Consellería de Sanidade que aclaró que, a mayores, podrán guardar cuarentena si trabajan en unidades de consideración especial como las de enfermos con dolencias respiratorias. “En esos casos, se puede hacer una valoración”, tras estudiarlo, indicaron desde el Sergas.

Compartir el artículo

stats