El Ministerio de Sanidad calificó ayer de “muy delicado” el momento que vive la pandemia en España, pues aunque se haya ralentizado el crecimiento de los contagios, con 61.628 nuevos desde el viernes, los pacientes COVID ocupan ya más del 10 por ciento de las ucis.

La incidencia acumulada a 14 días aumentó 62 puntos en el fin de semana y se sitúa en 599,7 casos por cada cien mil habitantes.

Respecto a los ingresos hospitalarios, Sanidad advierte de que empieza a haber “cifras preocupantes” y señala que el número de ingresados por COVID ha aumentado un 65% en una semana y, en el caso de las ucis, en un 45%.

Hay más de mil personas en las ucis, con una media de ocupación del 11,4 por ciento que, en algunas comunidades, se dispara más allá del 20 por ciento. Hay además casi 6.500 pacientes con coronavirus hospitalizados, una cifra que el pasado lunes rondaba los 3.100.

Las comunidades notificaron 23 muertes por coronavirus en el fin de semana. El total es de 81.119.

La mitad de la población en España tiene la vacuna completa contra la COVID-19, una vez que se ha inmunizado a más de 24 millones de personas, y ya son diez las comunidades autónomas que también tienen a más del 50% de su población con la pauta finalizada, según datos del Ministerio de Sanidad. La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, destacó en rueda de prensa que España sea el tercer país de la UE en “alcanzar este registro”, antes de que se cumplan siete meses desde el inicio de la campaña.

Sin embargo, insistió en que, frente al repunte de contagios en esta quinta ola, “no hay en absoluto margen para la relajación”, por lo que las comunidades deben “seguir vacunando sin descanso”.

La jefa de área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), María José Sierra, señaló que las comunidades ya están tomando “muy acertadamente” medidas de control de la transmisión que “han funcionado siempre”, como la de limitar el ocio nocturno.