El Gobierno de Baleares deja finalmente en recomendación la mascarilla en exteriores. En su lugar, el Govern balear endurecerá las multas por participar en botellones, que serán de un mínimo de 1.000 euros, y prohibirá la celebración de reuniones nocturnas en domicilios privados, concretamente entre la 1.00 y las 6.00 horas de la madrugada.

El portavoz del ejecutivo autonómico balear, Iago Negueruela, hizo también un llamamiento para que se vuelva a utilizar la mascarilla en cualquier circunstancia, aunque no se modificará la normativa general para España, que establece que en espacios exteriores solo es obligatoria cuando no es posible mantener una distancia de 1,5 metros respecto a otras personas no convivientes.

Además, el Govern pactó con los sindicatos y patronales de la Mesa de Diálogo Social recortar de las 2.00 a las 1.00 horas el horario de cierre de bares y restaurantes y reducir la ocupación de las mesas en terrazas y espacios interiores.

El debate sobre retomar la obligatoriedad de las mascarillas en exterioires se mantiene en otras comunidades. El lehendakari del Gobierno vasco Íñigo Urkullu pidió el domingo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que reconsiderase el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores.