Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ocupación de las ucis gallegas apenas varía pese al aumento desbocado de casos

Imagen de fondo: gente paseando por la calle Michelena de Pontevedra Gustavo Santos / FDV

El número de personas con infección activa se ha sextuplicado en tres semanas, pero solo hay dos enfermos de COVID-19 críticos más

Galicia se desayunó ayer con una imponente elevación de la quinta ola: 1.097 contagios de COVID-19 en un día que disparan la cifra de casos activos a 7.208, esto es, 910 más que la jornada anterior. La comunidad no pasaba del millar de contagios desde el 5 de febrero, poco después del pico de la tercera ola en España. La comunidad no registraba más de siete mil personas pasando la infección desde el 24 de febrero, cuando se notificaron 7.292. Los contagios están desbocados, pero, al menos de momento, estas preocupantes cifras no se han traducido en una mayor presión asistencial en las ucis.

En las tres semanas transcurridas desde el 24 de junio, fecha del inicio del ascenso en la curva epidémica, los casos activos casi se han sextuplicado (concretamente se han multiplicado por 5,52 desde los 1.305 del día de San Juan), pero en las ucis gallegas solo hay dos pacientes más, 14, que los que había en esa fecha, que eran 12. Sí que ha habido un incremento mayor de hospitalizados en planta, que prácticamente se han duplicado en estos 21 días desde San Xoán.

En términos porcentuales, los casos activos se han disparado en un 452 por ciento, mientras que en las ucis el incremento ha sido del 16,66%, y en las otras unidades de hospitalización, del 96,97%.

Si tomamos como referencia un número similar de casos activos en la tercera ola, esos 7.292 notificados por la Consellería de Sanidade el pasado 24 de febrero, comprobamos la enorme diferencia: entonces había 133 pacientes en uci y 501 en unidades de hospitalización, mientras que en la actualidad hay 14 y 65, respectivamente. Es decir, prácticamente la décima parte.

El factor determinante es que en aquellos días de febrero, a punto de iniciarse la segunda desescalada tras la explosión de contagios de la Navidad, el proceso de vacunación apenas no llevaba ni dos meses de recorrido y avanzaba con lentitud. Ahora el 62,9% de los gallegos ya tiene la pauta vacunal completa y a más del 93,6% de los mayores de 40 años se les ha administrado al menos una dosis. Aunque no cortan del todo los contagios, las vacunas evitan en un alto porcentaje la enfermedad grave y la hospitalización, de ahí que apenas haya aumentado el número pacientes en las ucis gallegas.

Sin embargo, conviene no perder de vista aquellas autonomías donde el incremento de casos es aún mayor, como Cataluña. Allí el porcentaje de camas de uci ocupadas por pacientes de coronavirus ha pasado del 10,74% el 24 de junio al 24,61% actual.

En cuanto a la distribución de los casos activos por áreas sanitarias, la de Vigo sigue en cabeza con 1.591 (+202); seguida muy de cerca por la de Ourense con 1.429 (+186); Pontevedra y O Salnés con 1.285 (+146); A Coruña-Cee con1.191 (+105); Santiago y Barbanza con 817 (+146); Lugo con 631 (+92) y Ferrol con 264 casos (+33). Sigue habiendo unos pocos positivos en residencias de mayores, 7 en total, todos en la de Campolongo, en Pontevedra.

Ayer no se notificaron muertes, por lo que el total de decesos por COVID-19 en Galicia es de 2.441.

Compartir el artículo

stats