El ritmo de contagios sigue al alza en Galicia. Una jornada con más de 400 nuevos casos sitúa a la comunidad gallega en números similares a los de hace cinco meses, concretamente, a los del 20 de febrero. Y le permite, de paso, superar con los 3.231 infectados el pico que marcó la recientemente superada cuarta ola (3.122 casos), que había comenzado tras la Semana Santa.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se dirigió ayer con contundencia a los jóvenes gallegos, focalizando su mensaje en el grupo de edad de entre 15 y 39 años (población aún sin vacunar, que concentra dos de cada tres nuevos contagios y grupo que ha doblado en un mes los ingresos hospitalarios). El responsable autonómico apuntó principalmente a la “escasa” asistencia a los cribados por parte de este sector poblacional. “Esto preocupa”, afirmó Feijóo. “La gente joven también está en riesgo de supervivencia”, advirtió antes de señalar otro punto que el Ejecutivo fiscaliza de forma estrecha en los últimos días: “El consumo de alcohol debe dejar de producirse en las calles, porque la consecuencia es cerrar el consumo legal que se debe producir en establecimientos hosteleros”. Los responsables del gobierno gallego volverán a reunirse hoy con los responsables del ocio nocturno para establecer nuevos protocolos de los locales durante la madrugada.

Con la curva disparada por los contactos entre los más jóvenes, Ourense registraba ayer, con 91 nuevos casos, el mayor repunte, seguido de A Coruña (85) y Vigo (77).

La tasa de positividad confirma la evolución negativa de la pandemia en Galicia al rebasar ese 5% que la OMS establece como umbral en el que la expansión de la enfermedad se mantiene bajo control. Ayer marcaba el 5,85%.

Las mejores previsiones llegan desde los hospitales con una situación que las autoridades sanitarias consideran estable y controlada, con tres pacientes menos en las unidades de críticos y 49 en planta.

En el conjunto de España, la tendencia es similar a la gallega. La incidencia se multiplica por tres en el grupo de edad de 20 a 29 años, que alcanza los 911 (97 más que ayer), mientras que en la franja de entre 12 y 19, se eleva a 798 (69 más). El repunte de los contagios no se traduce por el momento en una mayor presión hospitalaria, pues los pacientes COVID ocupan el 2,35 % de las camas hospitalarias y el 6,55% de las de cuidados intensivos, cifras similares a las que se registraban al inicio del repunte.

Regresan los fuegos artificiales al cielo gallego y vuelven los toros

La Xunta ha decidido reabrir las plazas de toros y circos y volver a permitir los espectáculos taurinos, circenses, ferias y exhibiciones y los espectáculos pirotécnicos desde este sábado a las 00,00 horas, con la entrada en vigor del Diario Oficial de Galicia (DOG). De esta forma, los fuegos artificiales volverán a estar permitidos en toda la comunidad a escasas semanas del espectáculo previsto en la capital gallega con motivo de la celebración del 25 de julio. Por otro lado, el DOG-bis publicado a última hora de la tarde de ayer suprime, según el texto recogido por Europa Press, el “cierre temporal” que regía para los mencionados espectáculos públicos, por lo que se pueden programar espectáculos taurinos. Los más conocidos son los que se celebran en la plaza de toros de Pontevedra cada mes de agosto coincidiendo con las fiestas de la ciudad. Otra de las decisiones del comité clínico que se aprecian en Diario Oficial de Galicia, recogido por Europa Press, tiene que ver con los parques temáticos y atracciones.

Los hoteles lusos exigen certificados de vacuna o test

Portugal exigirá desde hoy un test negativo o el certificado digital de vacunación para todos los que se alojen en cualquier hotel del país y será necesario mostrar estas pruebas durante el fin de semana en los restaurantes de las zonas del país con incidencia de más de 120 casos. La medida ha sido adoptada en el Consejo de Ministros celebrado ayer debido al incremento de casos COVID.

Francia recomienda evitar viajes a España y Portugal

Mientras la variante delta del coronavirus continúa ganando terreno y se extienden de nuevo los contagios en varios países, el Gobierno de Emmanuel Macron desaconseja a los franceses viajar a España y Portugal este verano. “Quienes no hayan reservado sus vacaciones, eviten España y Portugal en sus destinos, esto es un consejo de prudencia, una recomendación”, insistió en la televisión France 2 el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune, que indicó que en ambos países la situación sanitaria es “particularmente preocupante”. Alemania también está planeando endurecer las restricciones a los viajes a España debido al auge de contagios como consecuencia del impacto de la variante delta. Según fuentes gubernamentales citadas por el grupo de periódicos Funke, Berlín declarará toda España como zona de riesgo de coronavirus. Esta medida implicará que todos los turistas alemanes que opten por viajar a este país tengan que presentar un test negativo a su regreso para evitar la cuarentena. Por su parte, el Reino Unido suprimirá la obligatoriedad de guardar cuarentena a la vuelta a Inglaterra de países de la lista ámbar de riesgo por covid, como España, para los residentes que estén completamente vacunados contra la enfermedad a partir del 19 de julio, según confirmó ayer el ministro de Transportes, Grant Shapps, en la Cámara de los Comunes. “Aún se pedirá [a los viajeros] que se realicen una prueba tres días antes de regresar, la prueba previa a la salida, que demuestre que son negativos antes de viajar, y una PCR el segundo día o antes”, explicaron las autoridades británicas.