Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS EN GALICIA

Los nuevos casos se disparan en Galicia en un día y vuelven a niveles de marzo

La tasa de positividad se acerca al 6% por segunda vez en siete días y adelanta el riesgo de que la pandemia deje de estar controlada | Feijóo urge a los alcaldes a impedir los botellones

Estudiantes aguardan en la estación marítima de Mallorca por el embarque hacia Valencia. |   // EFE

Estudiantes aguardan en la estación marítima de Mallorca por el embarque hacia Valencia. | // EFE

Reina la “preocupación” en la Xunta ante lo que puede suceder este verano con la reapertura del ocio nocturno, la llegada de los turistas, los ciudadanos de vacaciones y con más tiempo libre para multiplicar los contactos sociales, los jóvenes sin obligaciones escolares y muchas ganas de fiesta... El punto de partida ya no es el más óptimo y el macrobrote de Mallorca con 157 jóvenes gallegos infectados ha sido todo un toque de atención. Julio arranca con 1.837 gallegos contagiados de COVID-19. Son 164 más en un día, un diez por ciento más, pero es que ya son ocho días con la cifra al alza. En siete días, el crecimiento de los positivos en la comunidad ha sido del 29%. Además se han disparado los nuevos casos: 258 infectados más en 24 horas, un 60% más que el día anterior, el doble que hace una semana y casi el triple que hace un mes. Hay que remontarse al 13 de marzo con 277 infectados nuevos para encontrar una cifra más alta. Y es la primera vez desde el doce de mayo que se sobrepasa la barrera de los dos centenares de infectados nuevos en una jornada.

Hay más indicadores que encienden las alarmas en la dirección de la Consellería de Sanidade. La tasa de positividad superó el 5,6%, cuando la OMS establece que a partir del 5% la pandemia deja de estar controlada. Es la segunda vez en una semana que se sobrepasa el cinco por ciento. La tasa de positividad indica el porcentaje de pruebas para detectar casos de COVID que dan positivo. Hay que remontarse al mes de febrero para una tasa de positividad superior al 5%.

Otro factor a tener en cuenta es el número reproductivo instantáneo, que se sitúa por encima del uno, lo que no es bueno, pues indica un ascenso en el nivel de transmisión del coronavirus. Está entre 1,2 y 1,4 y destaca el área de Vigo que oscila entre el 1,5 y el 2.

El único dato positivo es que siguen a la baja los hospitalizados: 53, uno menos que hace un día. Diez están en la uci y el resto en planta.

Como la vacunación sigue avanzando con 1,2 millones de gallegos ya con la pauta completa, la preocupación de la Xunta se concentra en los más jóvenes, aún sin dosis. Son los que ahora más se contagian: 154 por cada cien mil gallegos de entre 12 y 19 años y 129 por cada cien mil gallegos de 20 a 29 años, cuando la media estatal de 57. Por ello, ayer el presidente de la Xunta urgió a los alcaldes y a las fuerzas de seguridad a impedir los botellones, que son “concentraciones ilegales”. A su juicio, hay que actuar “de forma más rápida y preventiva” para evitar estas reuniones donde los jóvenes beben y no mantienen la distancia de seguridad. “Como vecino de Galicia veo concentraciones ilegales y gente que llama para denunciar sin que se reciba atención o esta llega muy tarde”, lamentó.

“Si se cumplen las normas, el ocio es posible. Si no se cumplen, el sector (de discotecas y pubs) estará en una situación muy delicada”, advirtió.

Llega a casa con 5 positivos el segundo grupo de estudiantes gallegos de Mallorca

El segundo contingente de estudiantes gallegos afectados por el macrobrote de Mallorca llegó esta pasada madrugada a Galicia. Son en total 21 jóvenes, todos ellos pertenecientes al área sanitaria de A Coruña. Tras permanecer en el “hotel puente” Palma Bellver habilitado por el Gobierno balear, ayer viajaron en un barco burbuja hasta Valencia, donde fueron recibidos por una delegación sanitaria de la Xunta, que se encargó de su traslado hasta Galicia. Había un autobús y una ambulancia de cinco plazas preparados. Junto con los estudiantes gallegos, el barco burbuja fue utilizada para llevar desde Mallorca a Valencia a jóvenes de otras autonomías, para desde allí proceder a la distribución hacia sus lugares de origen. A los jóvenes gallegos se les realizó nada más llegar a Valencia una prueba rápida diagnóstica. Cinco de ellos dieron positivo y se les asignó la ambulancia para hacer el viaje hasta Galicia, mientras que el resto lo hizo en autobús. Una vez en la comunidad gallega, continuó el protocolo de control. A todos se les practicó una PCR. A los que dieron positivo, se les decretó la pertinente cuarentena. Y a los que el resultado fue negativo, la intención es realizarles una segunda PCR a las 48 o 72 horas. Si entonces vuelven a dar negativo, se le daría el alta, salvo que se trate de un contacto estrecho, entendiendo por tal la proximidad que tuvo a otros contagiados en Mallorca, ya que en este caso deberán seguir en cuarentena. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, indicó ayer que “mayoritariamente, los padres de los jóvenes están de acuerdo con el protocolo establecido por la Xunta”. En cuanto a la relación de contactos, Feijóo remarcó que “es el Gobierno balear el que los facilita”, y pidió “responsabilidad” a los jóvenes que regresan hoy a la hora de dar la información sobre sus contactos.

Compartir el artículo

stats