Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas citará a más de 11.000 gallegos a cribados para evitar la quinta ola de la pandemia

Cribado realizado ayer en el Hospital Provincial.

Cribado realizado ayer en el Hospital Provincial. Gustavo Santos

Sanidade teme más contagios con la reapertura del ocio nocturno desde hoy, tras el caso del macrobrote de Mallorca

El macrobrote de Mallorca con más de 1.100 contagiados, de los cuales 155 son jóvenes gallegos, ha desatado todas las alarmas en el Sergas. Y no es para menos. Hoy pueden reabrir discotecas y pubs en Galicia, y lo sucedido en las fiestas de los jóvenes que se fueron a la isla balear a celebrar el final de curso, evidencia el riesgo del ocio, si no se toman las medidas de precaución necesarias. Además, está la amenaza de la variante Delta, más transmisible y la comunidad ha visto como en siete días los casos de COVID han crecido un 28% hasta los 1.673 y la incidencia acumulada, un 33% con 32 casos por cada cien mil habitantes a siete días y 54,5 casos a catorce días. En las últimas 24 horas se detectaron 162 nuevos contagios, la mayor cifra desde el pasado 23 de mayo y 41 más que el día anterior.

Un incremento “paulatino y continuado”, advirtió ayer la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán. Por todo ello, el Sergas citará esta semana a más de once mil gallegos para un cribado. Y no descarta volver a pedir la colaboración de las farmacias de la provincia de Pontevedra para elevar la cifra y llegar a más gente. El objetivo es detectar a infectados sin síntomas que puedan estar contagiando sin saber a terceros y así evitar la llegada de la quinta ola de la pandemia. Hay que tener en cuenta que en este momento en la comunidad la franja de edad donde se detectan más casos de COVID es entre 12 y 19 años, con una incidencia de 144,9, y la segunda es de 20 a 29 años con 122,09 casos. 

“La población no vacunada debe seguir usando las medidas de seguridad. Insistimos sobre todo en la población joven. Aunque la letalidad es menor no debemos de bajar la guardia”, rogaba ayer la doctora Marina Varela, miembro del Comité Clínico del Sergas. Por su parte, Carmen Durán apuntaba: “Cada vez estamos teniendo más jóvenes en hospitales. Parece que está cambiando la foto”.

Como media preventiva, la Consellería de Política Social reforzará el protocolo de seguridad ya aplicado el año pasado en los campamentos y campos de voluntariado con la realización de una prueba de antígenos gratuita para todos los participantes y monitores antes del inicio de los mismos.

La Xunta también pide precaución con la reapertura hoy del ocio nocturno, sobre todo en los concellos que han subido de nivel pero las nuevas restricciones, incluida la prohibición del ocio nocturno, no entran en vigor hasta el sábado, por lo que en teoría hay dos noches en la que podrían abrir pubs y discotecas. El Sergas pide evitar esta reapertura temporal.

Los concellos con mayores limitaciones son Cambre, Castroverde, Oia, Barro, Cambados, Poio, Pontevedra, Vilaboa y Vilanova de Arousa que desde el sábado estarán en nivel medio y Sarria y Carnota en el alto.

Los expertos advierten de que las nuevas cifras de contagio en España no presagian nada nuevo y recuerdan que países como Israel, Reino Unido y Portugal, con más vacunados que en España, se han visto obligados a dar pasos atrás en la desescalada.

Uno de los jóvenes confinados en el hotel COVID de Mallorca y un trabajador del establecimiento limpiando la terraza. Efe

Contagio masivo en Mallorca: Dan positivo siete de cada diez de los jóvenes gallegos que ya regresaron

Una juez tumba el confinamiento en la isla y el Sergas planea la vuelta de los doce que aún están allí 

De los 49 estudiantes que el martes regresaron de Mallorca y se hicieron un PCR a su llegada al aeropuerto de Santiago, 33 dieron positivo: 19 viven el área sanitaria de A Coruña y 14, en la de Pontevedra. Es decir siete de cada diez. Un resultado “malo”, en palabras del propio conselleiro de Sanidade. En el avión viajaban más de 100 pasajeros, 86 se prestaron a hacerse la prueba, de ellos 49 estudiantes en el centro de la polémica. También están infectadas otras 16 personas que no son alumnos, según los datos ofrecidos ayer por el Sergas.

El brote originado en Mallorca y con infectados en doce comunidades ya cuenta en Galicia con 155 casos confirmados, a los que se suman 550 contactos relacionados identificados. En todo el país ya son 5.978 jóvenes en cuarentena y 1.824 casos asociados al brote.

En Baleares, aún quedarían doce jóvenes gallegos confinados, pero si han dado negativo en COVID pronto podrán regresar, puesto que la jueza del juzgado de lo contencioso número 3 de Palma anuló ayer la decisión del Gobierno balear de que todos los jóvenes que vinieron a Mallorca en viaje de fin de curso y que se vieron envueltos en el contagio masivo, ingresaran en el hotel COVID para pasar allí la cuarentena.La magistrada sí que avala que se mantenga el confinamiento forzoso y bajo custodia policial de los 51 jóvenes que han dado positivo.

Con esta resolución judicial el Gobierno balear no tendrá más remedio que permitir a los 181 jóvenes que no están contagiados a que puedan abandonar el hotel y regresar a sus respectivos domicilios.

Para el resto, la idea es que un barco pueda trasladarlos hoy al puerto de Valencia y allí las distintas comunidades establecerán sus dispositivos para recogerlos y llevarlos de vuelta. Son en torno a unos 200 estudiantes, la mayoría de ellos de Andalucía y en menor cantidad de Galicia, País Vasco y Madrid, según el Ministerio.

El vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes, confirmó ayer que actualmente hay 16 estudiantes del ‘megabrote’ asociado a viajes de estudios a Mallorca que están fugados. Ninguno, gallego. Además de esta huida, la Policía Local de Palma tuvo que intervenir en el complejo tras recibir “numerosas quejas” de clientes del hotel colindante. Los agentes constataron las quejas referidas a música a gran volumen, gritos así como lanzamiento de objetos a la vía pública desde las habitaciones.

Además, la delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, confirmó que algunos chicos han recibido bebidas alcohólicas “a través de las ventanas”. 

Compartir el artículo

stats