Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia controla el virus del Nilo con trampas en 54 concellos

Galicia controla el virus del Nilo con trampas en 54 concellos

Las infecciones en humanos se han registrado en Andalucía, Extremadura, Castilla La Mancha y Cataluña, Algarve o Alemania

La presencia del virus del Nilo en humanos, caballos o mosquitos ha sido registrada en España, de momento, en puntos de comunidades como Andalucía (donde más ha aparecido), Extremadura, Cataluña o Castilla La Mancha causando el pasado año 77 casos de enfermedad grave y siete personas fallecidas. Hasta ahora, Galicia se ha mantenido al margen. De hecho, el investigador del CSIC Jordi Figuerola –participante en el proyecto de monitorización del virus en Andalucía– asegura que “Galicia, de toda España, es probablemente donde hay menos posibilidades de que se desarrolle el virus”.

Preguntado por la causa, explica que “la especie de mosquito más peligrosa para la transmisión del virus es una especie a la que le gustan mucho los arrozales, y en Galicia no hay muchos. Por ese lado, se puede estar tranquilo, pero por otra parte, el virus también es transmitido por otros tipos de mosquitos. Galicia tiene las condiciones más opuestas a los lugares donde el virus está dando problemas actualmente”.

No obstante, desde la Consellería de Sanidade junto a Medio Rural realizan desde el año 2017 la vigilancia de los mosquitos dentro de la Rede Galega de Vixilancia de Vectores (Regavivec).

Las universidades de Vigo y Santiago de Compostela también participan. El proyecto consiste en colocar trampas para mosquitos en zonas consideradas de especial riesgo, por ejemplo, de acumulación de agua o de presencia de aves migratorias más explotaciones de équidos –caballos y asnos– tales como el Baixo Miño, O Grove, las lagunas de Cospeito, Ortigueira o Xinzo de Limia.

  • ¿Qué es el virus del Nilo?

    Afecta a aves y mamíferos, causando enfermedad en caballos como en personas. Se transmite por la picadura de un vector artrópodo, generalmente un mosquito del género Culex. La mayoría de las infecciones en humanos son asintomáticas. Sólo entre un 20 y 40% desarrollan infección clínica con síntomas similares a la gripe. En menos del 1%, se manifiesta enfermedad neuroinvasiva con meningitis, encefalitis o parálisis flácida aguda.

Sanidade informa de que han colocado trampas en 54 concellos de la comunidad, distribuidas por toda la geografía. No obstante, cada año la cifra de municipios se incrementa.

Este proceso de vigilancia comienza en abril y acaba en noviembre, a no ser que las altas temperaturas empiecen o acaben antes, por lo que se ampliaría la época de muestras. Además, determinadas trampas se mantienen todo el año.

A mayores, detalla la Xunta “se activa el Plan en aves silvestres y en cautividad en los meses de mayor abundancia de mosquitos. Las trampas recogen mosquitos adultos, trampas con atrayentes químicos, con luz ultravioleta y con luz blanca; otras recogen huevos y larvas. Además, se emplea la técnica dipping, realizando muestreos en zonas de retención de agua como tanques o charcas. Las capturas, finalmente, son remitidas a los laboratorios de las universidades”.

Sanidade tiene previsto desarrollar, además, una web en la que los ciudadanos tengan acceso a la información en tiempo casi real de las especies identificadas por lugar de identificación para así conocer el riesgo rápida y precozmente.

En Andalucía, el CSIC también ha iniciado un proyecto de investigación para monitorizar en tiempo real las poblaciones de mosquitos y la presencia del virus en el Bajo Guadalquivir. Uno de los responsables del estudio es Jordi Figuerola, quien explica a FARO que “la situación que tenemos es normal, de momento, no se ha detectado ningún mosquito infectado por el virus del Nilo. Aunque las poblaciones de mosquito están aumentando, como es normal en estas épocas, no estamos registrando las abundancias de mosquitos que registramos el pasado año”.

Como consejo, para evitar acumulación de mosquitos en los hogares, recomienda cambiar regularmente el bote en el desagüe del aire acondicionado donde se acumula el agua. Si hay mosquitos en la zona van a reproducirse ahí si no lo vaciamos. Otros lugares que hay que observar son los platos de las macetas donde se acumula el agua al regar, así como los botes o bidones boca arriba en el jardín.

Un virus emergente desde el año 1999

La presencia del virus West Nile (WNV), virus del Nilo, en España y en Europa acumula décadas pero fue en el año 2000 cuando empezó a observarse una expansión geográfica notable. Un ejercicio antes, en 1999, se registró por primera vez en Estados Unidos para extenderse por el resto del continente americano, mientras se ampliaba por Europa meridional y oriental y Oriente Medio.

Desde los años 70 se empezó a estudiar En España. Sin embargo, el cambio de siglo trajo en el año 2000 una elevada seroprevalencia en aves silvestres en el área del bajo Guadalquivir y en Castilla-La Mancha. 

En los caballos, también ha habido casos. En 2005 se detectaron anticuerpos neutralizantes frente al WNV en el Parque Nacional de Doñana. En septiembre de 2010 se declararon los primeros focos de enfermedad equina en la provincia de Cádiz. Desde entonces, todos los años se declaran brotes de esta enfermedad en las provincias occidentales de Andalucía. 

De momento, el año 2020 ha sido el peor para los equinos con 131 focos siendo Cádiz, Huelva y Sevilla las provincias más afectadas. Badajoz, Tarragona, Cáceres, Lleida y Jaén también han reportado casos el pasado año mientras que en Extremadura un estudio detectó casi un 20% de seroprevalencia en caballos entre los años 2018 y 2019, “lo que indica una intensa circulación del virus en esta región”, señala el Ministerio de Medio Ambiente en un informe reciente.

En humanos, el primer caso en nuestro país fue detectado en la provincia de Badajoz en 2004. Desde entonces y hasta 2020, solo se cuantificaron seis casos más pero en 2020 se produjo el brote más importante hasta la fecha con 77 casos declarados, de los que siete personas fallecieron.

Para Medio Ambiente, estas cifras evidencian “una circulación muy intensa del virus en el suroeste de España. Además hay que señalar que, desde 2017, el virus circula también en Cataluña, donde se han identificado varios azores y caballos infectados entre 2017 y 2020, si bien no se ha detectado ningún caso humano todavía”.

Con respecto a la situación en Europa, en 2018 el virus alcanzó Alemania por primera vez y desde entonces el país ha sufrido varios brotes en aves, caballos y humanos. Holanda notificó en 2020 la primera detección del virus en un ave migratoria. Además, los brotes que se han ido produciendo en el continente europeo son cada vez de mayor intensidad.

“De hecho, la temporada 2018 fue la más dramática hasta la fecha, con 2083 casos clínicos y 181 personas fallecidas. Hasta mediados de septiembre de 2020 se han reportado 209 casos humanos y 21 muertes, siendo Grecia el país con más incidencia, seguido por España e Italia”, concluye el Ministerio.

Compartir el artículo

stats