Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia libera los espacios al aire libre de mascarillas y relaja más los aforos

Imagen de fondo: un grupo personas charla en la terraza de un local de hosteleria de A Coruña

Imagen de fondo: un grupo personas charla en la terraza de un local de hosteleria de A Coruña E. P.

Por primera vez en la pandemia ninguna actividad estará totalmente cerrada en Galicia el 1 de julio, cuando abra el ocio nocturno. Será el nuevo escalón en la desescalada que avanzó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y cuya medida estrella, además de la ampliación generalizada de aforos, es la derogación de la obligación de llevar mascarilla en exteriores siempre que se mantenga una distancia de 1.5 metros.

El titular del Ejecutivo gallego marcó distancias con Moncloa al precisar que esta es una medida “sanitaria”, decidida por el comité clínico el martes, y no “política” como la anunciada por Pedro Sánchez. “Planteábamos hace semanas la medida de la retirada de la mascarilla en exteriores en julio o agosto y fue criticada por el Gobierno central. No deja de sorprender que ahora lo aplique sin conocer el protocolo”, criticó. Ya por la tarde, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud asumió la posición de Galicia: las mascarillas dejarán de ser obligatorias en espacios exteriores a partir de este sábado, pero la nueva normativa obligará a llevar una a mano para el caso de que no haya los 1.5 metros de distancia interpersonal o se entre en un espacio interior.

  • LA REGLA DE ORO:

    En interiores: distancia y mascarilla En exteriores: distancia o mascarilla

Feijóo señaló que “la pandemia está controlada”, aunque mantuvo un mensaje de prudencia ante el amplio sector de población aún sin vacunar –especialmente los jóvenes– y el previsible aumento de la variante delta, más contagiosa. Estas fueron sus principales medidas y declaraciones:

Liberar las mascarillas en el exterior.

“El consejo es sencillo: en el interior, siempre mascarilla y distancia. En el exterior, mascarilla o distancia”, apuntó Feijóo como regla de oro a partir del sábado a las 00.00 horas. Añadió que hay que salir con mascarilla de casa, ya que podemos entrar en cualquier establecimiento o cafetería o encontrarnos con personas no convivientes o en una calle muy concurrida. Obviamente, entre convivientes no hace falta mascarilla en exteriores ni aunque estemos a menos de 1.5 metros.

Excepciones a la liberación de la mascarilla.

La mascarilla deberá usarse siempre en interiores, y en exteriores habrá “matices”, dijo Feijóo, en situaciones como conciertos y actividades deportivas. En terrazas de hostelería, salvo que se esté consumiendo en ese instante, hay que seguir usando la mascarilla, ya que no se guarda distancia de 1.5 metros entre las personas que comparten la misma mesa. También habrá que usar la mascarilla en exteriores en poblaciones con nivel máximo de restricciones, aunque actualmente ningún municipio gallego está en ese nivel (incidencia superior a 500).

Hostelería.

Las terrazas podrán abrir al 100% de su capacidad, siempre y cuando mantengan una distancia de 1.5 metros entre mesas. El aforo de bares y cafeterías será del 50% en el interior. En cuanto a las barras, sigue estando prohibido consumir en ellas, pero los clientes podrán pedir su consumición allí, ser servidos en ella y llevar el pedido a su mesa.

Ocio nocturno.

Se mantiene el 1 de julio como fecha de apertura de pubs y discotecas, aunque el horario de cierre y otros detalles sobre estos establecimientos están por decidir.

Aforos en interiores.

Aumenta del 50 al 75 por ciento el aforo en lugares de culto, academias, centros de formación, museos, acuarios y gimnasios; y reabrirán las áreas de ocio infantil y de descanso de los centros comerciales.

Ceremonias.

El número de asistentes a entierros podrá ser de 50, el doble de los 25 permitidos actualmente.

Transporte urbano.

Será posible ocupar un tercio de las plazas de pie, cuando antes era un sexto.

Instalaciones deportivas y academias de danza.

Se permite el contacto físico en estas actividades.

Reuniones con no convivientes.

Como recomendación se mantienen los límites de seis personas como máximo en el interior y quince al aire libre.

Variante delta.

“No podemos obviar la situación de otros países, como Portugal [el área de Lisboa] y Reino Unido, especialmente por la presencia de la variante delta, más transmisible y resistente” ante una dosis de la vacuna, recordó Feijóo. En Galicia, con 25 casos secuenciados, Sanidade considera esta variante viral detectada por primera vez en la India como “aislada” en “brotes concretos” vinculados a buques mercantes y circunscrita a las ciudades de Vigo y A Coruña.

Adelanto de segundas dosis.

Precisamente para evitar un mayor riesgo de desprotección ante la variante delta, el Sergas ha adelantado a once semanas la administración de la segunda dosis de la vacuna AstraZeneca, en lugar de esperar a las doce.

Vacunación del grupo de edad de 39-30 años.

Sanidade mantiene el calendario de inicio de la vacunación para la franja de 39-30 años en la primera semana de julio. Estará en marcha el doble sistema de citación, a iniciativa del Sergas y a petición de parte por actividad programada, debido a las vacaciones.

Mensaje a los jóvenes.

El presidente de la Xunta volvió a reiterar su pesadumbre por no poder iniciar la vacunación de los jóvenes junto con el resto de franjas de edad, y pidió prudencia a este colectivo. Apuntó que se ha detectado un incremento de contagios entre los jóvenes en las fiestas de fin de curso y lamentó que cada vez menos gente acude a los cribados. “El hecho de ser joven no es patente de corso para no infectarse; al contrario”, pues se trata del segmento más vulnerable al estar aún sin vacunar. Dijo que la noche de San Xoán iba a ser una “prueba de fuego” –valga el juego de palabras–. “Estoy convencido de que el pueblo gallego lo va a superar”, auguró Feijóo, que posiblemente tenía en mente el brote de A Mariña, el pasado verano, surgido precisamente en San Xoán.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante su comparecencia de ayer. XOÁN ÁLVAREZ

La situación epidemiológica es estable, aunque preocupa el área de A Coruña

Alberto Núñez Feijóo destacó los buenos datos epidemiológicos de Galicia, como la positividad del 1,9% en las pruebas, la segunda más baja de España. Hay solo cinco concellos en nivel medio de restricciones: Poio, Cambre, Malpica, Camariñas y Castroverde. El resto de los municipios, 208, se encuentran en nivel bajo. “No vamos a olvidar nunca a las personas que fallecieron: 2.434”, recordó el presidente de la Xunta en otra jornada en la que no hubo que lamentar más muertes por coronavirus.

La incidencia acumulada de COVID-19 en Galicia es de 41,53 casos por 100.000 habitantes a 14 días, la más baja de España con la única excepción de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Esta “situación de estabilidad y de pandemia controlada”, como la calificó el presidente del Ejecutivo gallego, tiene sin embargo un punto de preocupación en el área sanitaria de A Coruña-Cee, que registra 70 casos por cada cien mil habitantes. Concentra 464 de los 1.269 casos activos de la comunidad y 6 de los 13 pacientes en uci. “Pedimos a los ciudadanos de A Coruña especial prudencia, especial cautela”, rogó el titular de la Xunta.

Los 1.269 casos activos en Galicia significan un 94,8% menos que en el pico de la tercera ola. La cifra registrada ayer supone 5 menos que la notificada el día anterior, cuando se había registrado una subida, y los pacientes hospitalizados por coronavirus descienden en uno hasta 49. En planta están ingresados 36 (uno más).

La presión hospitalaria desciende ligeramente en el área de A Coruña y Cee, donde caen a seis los pacientes hospitalizados por COVID-19 en uci --uno menos-- y siguen 13 en otras unidades; mientras que en las otras seis se mantiene.

En el área de Vigo, aunque queda un paciente en uci –uno menos– aumentan a siete los de otras unidades –uno más–. En la de Santiago y Barbanza, así como en la de Ourense, hay un paciente en uci y uno en otra unidad; y en la de Pontevedra y O Salnés sigue un paciente COVID ingresado en uci y seis en otras unidades de hospitalización debido a este coronavirus.

Compartir el artículo

stats