Los casos activos de COVID-19 en Galicia han descendido de la cota de 1.300, algo que no ocurría desde el 15 de agosto del pasado año. En concreto son 1.270, tras un descenso en 32. La comunidad registró el sábado 75 contagios, 19 menos que el día anterior. De esos 75 nuevos casos, más de la mitad, 43, se detectaron en el área sanitaria de A Coruña-Cee.

Según el informe publicado ayer por Sanidade con datos hasta las 18,00 horas del sábado, los hospitales gallegos contabilizan 45 enfermos de COVID-19 en planta –los mismos que el día anterior–, mientras que 15 –uno menos– están en unidades de cuidados intensivos.

Por áreas sanitarias, tan solo ha variado la cifra total de ingresados en Lugo-A Mariña-Monforte, en Pontevedra-O Salnés y en Santiago-Barbanza. La lucense ha sido la única en la que ha repuntado la presión hospitalaria con una persona más en unidades convencionales, hasta los cuatro, mientras que en la uci se mantiene un paciente.

Los pacientes de coronavirus tan solo se han incrementado en el área sanitaria de A Coruña-Cee: contabiliza 434, que suponen 23 más que el día anterior.

La muerte, el sábado, de un hombre de 100 años en el Chuac de A Coruña eleva el total de fallecidos en Galicia a 2.434.