Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria

Luna Reyes, la voluntaria que consoló a un migrante en Ceuta, premio Emilio Barbón

La Fundación reconoce la labor de la joven, en representación de los trabajadores humanitarios de Cruz Roja que ayudaron durante la crisis

Galardón para un abrazo sin fronteras: Luna, voluntaria de Cruz Roja que arropó a un migrante senegalés en Ceuta, Premio Emilio Barbón.

Galardón para un abrazo sin fronteras: Luna, voluntaria de Cruz Roja que arropó a un migrante senegalés en Ceuta, Premio Emilio Barbón.

Hay abrazos que sanan y vuelven el mundo redondo. Como el de Luna Reyes a Abdou. Ella es voluntaria de Cruz Roja, él un joven senegalés que llegó a Ceuta en plena crisis migratoria. Envueltos en el caos, en una desolación sin precedentes, ella le ofreció agua. Y unos brazos que le consolaron de lo terrible: a escasos metros, yacía inconsciente el hermano del joven.

El gesto de Luna Reyes dio la vuelta a medio mundo, e impulsó el movimiento viral “#GraciasLuna”. También desató una oleada de odio que obligó a la joven, de veinte años, a cerrar su cuenta de Twitter. Pero este lunes fue un día para centrarse en lo bueno. El jurado del Premio de la Fundación Emilio Barbón falló su premio anual. Y concedió el galardón de esta XVIII edición a Luna Reyes, en representación de todos los voluntarios de Cruz Roja que se dejaron la piel en la crisis migratoria del pasado mes de mayo.

El Presidente del Principado, Adrián Barbón, formó parte del jurado. También el empresario Juan Antonio Álvarez y el historiador Miguel Sánchez. Además, por parte del patronato de la Fundación: José María González, Alfredo Rodríguez y Francisco Trinidad. “Me vais a permitir dos confesiones personales”, señaló el Presidente. La primera, sobre lo caprichoso del destino: justo el día que falleció Emilio Barbón, luchador incansable por defender los derechos sociales, Adrián Barbón entró a formar parte de una corporación que encabezaba Marcia Barreñada. La segunda, sobre el sentir: “Tengo grandes recuerdos de este salón de plenos, en el que tantas y tantas sesiones presidí como Alcalde. Me siento como en casa... en realidad, estoy en casa”.

La reunión del jurado fue larga. Más de dos horas para analizar once candidaturas: “Todas estaban a la altura de este prestigioso galardón. Estamos en la edición 18.ª y, permítaseme la expresión, pocas entidades envejecen tan bien como esta”, destacó Barbón en el encuentro con los medios para anunciar el premio de este año. “El jurado, por unanimidad, acuerda otorgar el 18.º Premio de la Fundación Emilio Barbón a la candidatura ‘Luna Reyes, en representación de los voluntarios de Cruz Roja que ayudaron a los emigrantes subsaharianos que entraron en Ceuta en mayo de 2021’”. El aplauso de los asistentes no esperó más.

Y siguió, el Presidente, con la lectura del fallo: “Tras la entrada en Ceuta de ocho mil inmigrantes marroquíes y subsaharianos, una de las organizaciones que, junto a Guardia Civil y Ejército, participó para socorrer a los que llegaban en malas condiciones fue Cruz Roja”. La entidad movilizó a todos sus voluntarios de Ceuta pero, ante la magnitud de la crisis, terminó por hacer un llamamiento a sus trabajadores humanitarios de Andalucía.

De entre todos, Luna Reyes puso gesto a la humanidad. “La imagen (del abrazo entre Luna y Abdou) se hizo viral y dio la vuelta a medio mundo”. Detrás de la foto había dos historias. La de ella, una joven estudiante de Integración Social que hace sus prácticas en Ceuta. La de él, un joven senegalés que llegó a esa playa aún con menos de lo poco que ya tenía: en el intento, algunos de sus amigos perdieron la vida.

“Estoy seguro de que Emilio Barbón estaría muy orgulloso de que el galardón que lleva su nombre se entregue a Luna y a todos los voluntarios de Cruz Roja en esta crisis sin precedentes”

Adrián Barbón - Presidente de Asturias

decoration

Cumplen Luna Reyes, y todos los voluntarios de Cruz Roja, con los “valores” de este premio: compromiso, vocación de servicio público y entrega a los demás”. En definitiva, añadió Adrián Barbón, “ser capaces de fomentar el diálogo en un mundo en el que cada vez, por desgracia, abunda más la tensión”. “Estoy seguro de que Emilio Barbón estaría muy orgulloso de que el galardón que lleva su nombre se entregue a Luna y a todos los voluntarios de Cruz Roja en esta crisis sin precedentes”, añadió el Presidente regional.

La entidad no ha confirmado aún si la joven acudirá a recoger el premio. Sí ha trascendido que sigue con su labor humanitaria. En la vida, no todos los finales son felices: Abdou fue expatriado a Marruecos poco después de aquel sentido abrazo en la playa de Ceuta.

Compartir el artículo

stats