La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de dos casos en Gales (Reino Unido) de viruela de los monos, un virus parecido al de la viruela humana, enfermedad erradicada del planeta en 1980 gracias a la vacunación. Se trata de casos raros y aislados, y el contagio entre humanos de este virus es muy limitado, pero los expertos creen que los casos aumentarán al haber desaparecido con el tiempo la protección cruzada que ofrecía la vacuna contra la viruela.

El virus de viruela de los monos está presente en animales como simios, ardillas y ratas de Gambia y es endémico del centro y oeste de África. Los síntomas comienzan con fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, ganglios linfáticos inflamados y cansancio. Tiene una letalidad aproximada del 10%.

En un informe con fecha del pasado viernes, la OMS señala que un infectado de viruela de los monos entró en Reino Unido el pasado 8 de mayo. Antes de viajar había vivido en el Estado del Delta, al sur de Nigeria. El paciente, puesto en cuarentena, desarrolló erupciones cutáneas e ingresó en el hospital el 23 de mayo. Una prueba PCR confirmó que tenía el virus de los monos el 25 de mayo. Seis días después, un familiar que pasaba la cuarentena con el primer caso presentó también síntomas y se confirmó la infección el 31 de mayo. Ambos pacientes se encuentran estables y se recuperan, indica la OMS.

Según informa la Fundación iO de salud global en su página web, la viruela de los monos es una zoonosis que ocurre esporádicamente en zonas remotas del centro y oeste de África. Es transmitida a humanos por contacto directo con fluidos de animales infectados o consumo de estos, y la transmisión de humano a humano es muy limitada.

El primer caso en humanos se describió en la República Democrática del Congo en 1970. En este siglo ha habido brotes, aunque con pocos casos, en Estados Unidos, Nigeria, Reino Unido y Singapur.

La enfermedad no tiene tratamiento, aunque suele ser más suave que la provocada por la viruela, un virus que mató a unos 300 millones de personas solo en el siglo XX. La viruela fue erradicada gracias al programa mundial de vacunación desarrollado por la OMS entre 1966 y 1980, y a que el virus carece de reservorio animal.