Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La terapia para reducir el riesgo de hemorragia tras sufrir un ictus se prepara en Galicia

Unidad de Ictus del Álvaro Cunqueiro.

Unidad de Ictus del Álvaro Cunqueiro. Marta G. Brea

El científico redondelano Francisco Campos lidera un proyecto europeo para mejorar el actual fármaco a través de nanomedicina

El ictus cerebrovascular aparece inesperadamente y en muchas ocasiones provoca lesiones graves en los pacientes. Las primeras horas son cruciales para controlar esta enfermedad cerebrovascular, que constituye la primera causa de mortalidad en mujeres en España, entre las primeras en hombres y es, además, el principal factor de discapacidad en la edad adulta. Para controlar la situación en esos primeros momentos, existe un medicamento, en la actualidad: el llamado rtPA. ¿Qué ocurre? Que es eficaz pero tiene efectos secundarios. Además, si pasaron unas horas determinadas desde que se sufrió el ictus ya no puede administrarse. El rtPA es el único tratamiento farmacológico aprobado para pacientes con ictus isquémico agudo “pero su uso está limitado por una ventana terapéutica estrecha, eficacia selectiva y complicaciones hemorrágicas en muchos casos”, explica Francisco Campos, investigador principal del IDIS (Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago).

Por todo ello existe la necesidad y la posibilidad de mejorar el tratamiento del ictus isquémico. Precisamente Francisco Campos, natural de Redondela, coordina el proyecto europeo PLATMED, que busca perfeccionar el medicamento que existe en la actualidad. ¿Cómo? A través de la nanomedicina. “El objetivo es fabricar un nuevo modelo de nanomedicinas inteligentes para encapsular este fármaco y aumentar su eficacia y seguridad”, expresa el investigador. Con esta solución, el actual medicamento será más eficaz y se podrá aplicar a más pacientes (actualmente solo se aplica a un 20%). Con este proyecto se busca “avanzar en el desarrollo de nanomedicinas biomiméticas derivadas de plaquetas para el tratamiento del ictus isquémico trombótico”, como trasladó el propio IDIS. Galicia lidera esta investigación en la que participan también equipos científicos de Francia y Canadá. “Forman parte el grupo dirigido por Beatriz Pelaz y Ester Polo, del CiQUS de la USC; un equipo de la University of Caen-Normandy, liderado por Denis Vivien; y el grupo coordinado por Dusica Maysinger de la McGill University de Canadá”, apuntan desde el IDIS.

Entrenamiento de paciente tras sufrir un ictus MARTA G. BREA

“El principal objetivo que nos marcamos con el proyecto PLATMED es fabricar un nuevo modelo de nanomedicinas inteligentes para encapsular este fármaco y aumentar su eficacia y seguridad, reduciendo de esta forma el riesgo de hemorragia. Este innovador camino en el abordaje de la enfermedad prevé que mejore el resultado de los pacientes con ictus tratados con rtPA, ampliar la ventana terapéutica (periodo de tiempo en el que se puede administrar el fármaco) y, por tanto, el número de pacientes que pueden beneficiarse de este tratamiento”, añade el IDIS.

El desarrollo de nuevas herramientas basadas en el uso de la nanotecnología ha supuesto en la última década un significativo avance en ictus cerebral. El proyecto PLATMED “significa un salto cualitativo en este contexto y explorar nuevas técnicas diagnósticas y dianas terapéuticas en ictus”, añade el IDIS. Aproximadamente 15 millones de personas experimentarán un episodio isquémico cada año en todo el mundo. El 33% de los afectados queda con discapacidad permanente y el 40% fallece, según apunta el IDIS. En las dos últimas décadas del siglo pasado y los primeros años del actual, la progresión de los conocimientos vasculares ha sido exponencial, tanto en la vertiente básica (fisiopatología molecular, celular y genética), como en la clínica (criterios, procedimientos y técnicas de diagnóstico y tratamiento). Sin embargo, siguen existiendo obstáculos para una mayor y más rápida progresión de los conocimientos y para su traslado a la clínica.

“La aplicación en pacientes se prevé en un plazo corto, a partir de 2027”

Francisco Campos - Científico redondelano que coordina el proyecto europeo PLATMED

decoration

Francisco Campos, investigador del IDIS.

Francisco Campos (Redondela, 1978) es investigador Miguel Servet (vinculado al Instituto de Salud Carlos III), la máxima categoría con actividad investigadora que tiene el Sergas. “Nuestro grupo lleva años trabajando en el estudio del ictus cerebral desde una perspectiva totalmente translacional en la búsqueda de nuevos métodos de diagnóstico, así como en el desarrollo de nuevas herramientas terapéuticas. Esto nos posiciona como un grupo de referencia nacional e internacional en el estudio de esta patología cerebral. Esta distinción está demostrada por las continuas publicaciones en revistas internacionales y coordinación de proyectos tanto nacionales como internacionales en el campo del ictus cerebral”, expresa el científico del IDIS.

–¿En qué plazo calcula que podrá estar lista la mejora del actual fármaco?   

–El proyecto tiene un periodo de ejecución de tres años (2021-2023). Los grupos que participamos en este proyecto tenemos experiencia en el campo de la nanomedicina y en el estudio del ictus cerebral por lo que consideramos que a finales del 2023 podríamos tener evidencias claras de la eficacia terapéutica de estos sistemas inteligentes basados en la nanomedicina.

“En 2023 podríamos tener evidencias claras de la eficacia terapéutica”

decoration

–¿Y cuándo se podría aplicar en pacientes?   

–El objetivo de este proyecto es aumentar la eficacia y seguridad del único fármaco que actualmente se utiliza en el tratamiento del ictus en fase aguda, el rtPA, utilizando para ello nuevos sistemas inteligentes basados en la nanomedicina. Esto supone que estamos intentando mejorar la eficacia de un fármaco que actualmente ya se utiliza en pacientes, por lo que en caso de demostrarse la eficacia de estos sistemas inteligentes en combinación con el rtPA, su posible aplicación podría ser en un corto periodo de tiempo: 3-4 años una vez terminado el proyecto, es decir, a partir de 2027.

–¿Este proyecto marcará un antes y un después en el tratamiento del ictus?  

–Se podría decir que sí, por este motivo nos han concedido este proyecto europeo. El uso de la nanomedicina para el desarrollo de nuevos tratamientos en el ictus cerebral se ha empleado desde diferentes perspectivas. La singularidad de nuestro proyecto es que buscamos desarrollar nuevos sistemas utilizando membranas de células para generar microcápsulas con las que encapsular y administrar el rtPA. La relevancia de este diseño es que al utilizar membranas de células se reducen muchos problemas de toxicidad que existen con otros tipos de compuestos y son sistemas más biocompatibles, lo que favorece que este tipo de formulaciones puedan ser administradas a pacientes de forma más segura.

Compartir el artículo

stats