La Consellería de Sanidade ha trasladado a los siete alcaldes de las grandes ciudades de Galicia (Vigo, A Coruña, Pontevedra, Ourense, Lugo, Ferrol y Santiago de Compostela) y al presidente de la Fegamp, Alberto Varela, regidor de Vilagarcía de Arousa, su preocupación por la celebración de botellones, prohibidos en Galicia.

Así se lo ha hecho saber el conselleiro Julio García Comesaña en una ronda de llamadas mantenidas en el día de ayer con los mandatarios ante el primer sábado sin prohibición expresa -aunque recomendación de no hacer- de mantener encuentros de madrugada -entre las 1.00 horas y las 6.00 h- entre no convivientes en plena pandemia de COVID-19.

El sábado pasado la Praza da Estrela de Vigo fue el punto de encuentro de 200 personas que de madrugada y sin respetar las medidas anti-COVID-19 se congregaron para beber alcohol aún con la negativa de la administración gallega ya no solo de reuniones entre personas que vivan bajo diferentes techos, sino de realizar botellones.

Esto es lo que quiere evitar Sanidade en una jornada sabatina todavía más propicia para tales eventos, aunque se esperan lluvias de noche en el extremo suroeste de la comunidad.

El DOG del 18 de julio del 2020, en plena tranquilidad posterior a la letal primera ola en Galicia, establecía tal prohibición: "Resulta necesario establecer una prohibición expresa de la actividad habitualmente conocida como 'botellón', teniendo en cuenta los riesgos que presenta para la salud pública, relacionados con la aglomeración incontrolada de personas y con la ausencia y relajación de medidas de seguridad y de distanciamiento personal".

Además, Sanidad recuerda la necesidad de ser prudentes y usar la mascarilla y mantener la distancia social en pleno contexto de medidas más relajadas "gracias a una situación más favorable". De hecho, hoy Galicia ha vuelto a registrar menos de 100 contagios diarios y también descienden sus ingresados y casos activos de coronavirus en un día sin fallecidos.

VIDEO | Esto es lo que pasa cuando vas al Ifevi a vacunarte. Marta Clavero

Ante el levantamiento de la restricción de reuniones entre no convivientes sin un número limitado de personas durante la madrugada y durante cualquier hora del día, Sanidade acabó por sugerir que, si se realizan, que sean de un máximo de seis personas en interiores y de 15 en exteriores -el mismo listón que para los establecimientos hosteleros-, especialmente en las playas.

"Se recomienda que, entre la 1 y las 6 horas, la permanencia de grupos de personas en espacios de uso público, tanto cerrados como abiertos o al aire libre, y en espacio de uso privado, se limite a los constituidos exclusivamente por convivientes", expresa la Xunta en el DOG.