DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La derrota del COVID más cerca: sin nuevos contagios en 206 concellos

Imagen de fondo: paseo y playa de Silgar en Sanxenxo

Imagen de fondo: paseo y playa de Silgar en Sanxenxo Gustavo Santos / FDV

A las 00.00 horas de mañana Galicia entra en una nueva fase de desescalada, sin límites de grupo ni de horario para las reuniones sociales excepto en la hostelería, donde se elevan en todo caso los aforos en exteriores hasta 15 personas. ¿Por qué este avance, que incluye también permitir abrir los bares hasta la una de la madrugada? Porque la Xunta se ha quedado “sin argumentos epidemiológicos” para justificar ante el TSXG el seguir limitando derechos fundamentales. Y es que en Galicia, hay 206 concellos, donde en los últimos siete días no se ha registrado ni un solo caso nuevo de COVID. Y la lista es de 150 concellos si echamos la vista atrás dos semanas, según las cifras oficiales del Sergas a día de ayer.

Otros datos que apuntalan la mejoría de la situación epidemiológica tras haberse infectado en Galicia desde el inicio de la pandemia 127.661 gallegos y haber muerto 2.428 personas son los siguientes: la tasa de incidencia en la comunidad a catorce días está por debajo de 50 casos y a siete días por debajo de 20 casos por cada cien mil habitantes. De hecho, en Galicia hay 180 concellos que estarían en situación de nueva normalidad, pues registran menos de 25 infecciones nuevas en los últimos catorce días. En ellos viven casi 700.000 vecinos, lo que supone uno de cada cuatro gallegos. También es importante, reseñar que en el extremo opuesto, en riesgo alto y extremo solo hay trece concellos y todos pequeños. De Pontevedra, solo Soutomaior

La Xunta avisa que con la desescalada puede haber un repunte de casos dentro de dos semanas

Ante esta situación, la Xunta abre la mano, y la abrirá aún más. Feijóo ya adelantó que la próxima semana se anunciará la relajación de restricciones en parques de bolas, parques acuáticos y otras instalaciones. En todo caso, el presidente del Gobierno gallego también lanzó un mensaje de prudencia, sobre todo a los más jóvenes, y en concreto a los estudiantes que terminan la selectividad y tienen muchas ganas de disfrutar en pandilla del buen tiempo. Les advirtió de que “el virus sigue infectando”, de hecho ayer hubo 80 nuevas infecciones en la comunidad, y les aconsejó ser “prudentes para poder disfrutar todo el verano”.

También apuntó que no descarta en catorce días, cuando se empiecen a notar los efectos de la desescalada, que haya un repunte de los contagios. Explicó: “Estamos dentro de los parámetros de epidemia controlada, pero no tengo nada claro que las decisiones que adoptamos no puedan producir un incremento de casos”. Baraja pasar de una positividad del 1,8% al 3% de las pruebas PCR realizadas.

Por todo ello, el titular de la Xunta quiso dejar claro pese a la desescalada prevista que no vamos hacia un verano como los de antes. “No es posible desde una administración responsable decir que el de 2021 será un verano normal”, aseveró. “Habrá restricciones”, remarcó.

Feijóo se congratuló ayer por la “rectificación” del Ministerio de Sanidad al dar autonomía a las comunidades para decidir su propia desescalada de cara el verano, aunque fuese tras la amenaza de ir a la Justicia. Para el presidente gallego el nuevo acuerdo del miércoles en el Consejo Interterritorial de Sanidad es fruto de “una cogobernanza real”. 

El único dato negativo de ayer en la evolución epidemiológica de Galicia fue el repunte de los nuevos casos: 86, cuando el día anterior fueron 71. En todo caso, siguen cayendo el número total de casos activos: 1.613, 66 menos en 24 horas. 

La presión hospitalaria también sigue a la baja. El número de pacientes en la uci se mantiene en 15, pero descienden en 5 los ingresados en las plantas COVID.  

Los conselleiros de Educación y Sanidade con representantes del ocio nocturno, ayer por la tarde en Santiago. XOÁN ÁLVAREZ

Los conciertos con el público de pie: hasta cinco mil personas y se podrá comer y beber 

Este verano habrá conciertos y la Xunta anunció ayer una relajación de las restricciones inicialmente previstas, tras la mejora de la situación epidemiológica en la comunidad. La gran novedad está en los conciertos donde los asistentes estarán de pie: serán al aire libre y podrán reunirse hasta 5.000 personas cuando el aforo máximo antes era de 1.000 personas. Además podrán beber y comer, una opción que tampoco estaba programada. El aforo máximo será el 33% de la superficie útil del recinto.

El conselleiro de Sanidade y el de Cultura, Julio García Comesaña y Román Rodríguez, respectivamente presentaron ayer el nuevo protocolo para los espectáculos, todos al aire libre, de este verano. Los conciertos con el público sentado podrán congregar hasta diez mil personas, pero los asientos deberán estar preestablecidos. Y también se podrá comer y beber. El aforo máximo será el 50% del espacio útil del recinto.

En los espectáculos con el público de pie, se fijarán grupos de un máximo de 500 personas cada uno, que tendrán sus propios servicios (aseos...), y sus propios circuitos de entrada y salida y con zonas propias para tomar algo. Los asistentes solo podrán sacarse la mascarilla en el momento de la consumición.

Los organizadores harán subgrupos de 500 personas con circuitos de entrada y salidas propios

En los conciertos con público sentado, también se dividirá el recinto, en este caso en sectores de mil personas, con sus propios servicios y sus circuitos de entrada y salida. En este caso, podrán consumir en las zonas especialmente habilitadas para ello o en sus asientos.

Todos los conciertos, con público de pie o sentado, deberán tener registro de asistentes y venta de entradas por adelantado y se habilitará un espacio para personas que presenten síntomas COVID. Además, se deberá garantir la separación entre grupos. 

Compartir el artículo

stats