Mientras en España se debate ya sobre si se podrá retirar el uso obligatorio de la mascarilla al aire libre en verano, en Portugal han tomado ya una decisión tajante que alargará su uso al menos durante el próximo verano.

El parlamento portugués aprobó ayer el proyecto de leu del PS que renueva más de 90 días la obligación de usar mascarillas en espacios públicos, una medida que entró en vigor en el país vecino el pasado 28 de octubre y que terminaba el próximo día 13 de junio. Esta es la tercera vez que se renueva esta medida a lo largo de la pandemia.

Multas y edades

Con esta prórroga se mantienen también las multas, que pueden llegar a ser de entre 100 y 500 euros para aquellas personas que no hagan uso de la mascarilla en espacios públicos.

La norma especifica además que es el obligatorio el uso de mascarilla (no valen pantallas) para los mayores de 10 años en el acceso, circulación o permanencia en espacios y vías públicas siempre que el distanciamiento físico recomendado por las autoridades de salud no se puedan cumplir.

Se incluyen algunas excepciones como cuando se trate de personas que formen parte de la misma unidad familiar cuando no se encuentre próximos a terceras personas o tengan justificante médico, entre otras.

Esta situación contrasta con la previsión de que en Galicia, en breve y este verano, se pueda prescindir de la mascarilla en exteriores. La medida está pendiente del Ministerio de Sanidad que ya expresó su intención de modificar la normativa al respecto.

Al igual que España, Portugal también se encuentra en desescalada, con relajación de medidas. No obstante, los ayuntamientos de Lisboa, Braga, Odemira y Vale de Cambra seguirán con medidas estrictas: teletrabajo; cierre de los restaurantes a las 22.30 horas; no más de seis personas juntas en el interior en restaurantes, cafés y pastelerías; pasando a diez en el exterior de los locales; y cierre de comercios a las 21.00 horas durante la semana y a las siete de la tarde los festivos y fines de semana.

En el resto de Portugal, se permitirá a partir del lunes el trabajo presencial; los clientes pueden entrar en los restaurantes y bares hasta las 00.00 horas y una vez dentro pueden ser servidos hasta la una de la mañana. En cuanto a los comercios, recuperan el horario normal de su licencia de actividad.

Aunque la vacunación de la población avanza, Portugal –según informa el Diário de Notícias citando el boletín epidemiológico de la Dirección General de Salud lusa publicado ayer– registró en las últimas 24 horas (tomando como referencia el mediodía de ayer) más de 910 nuevos casos. Desde marzo, no se registraban tantos nuevos casos.