Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España rectifica: nuevo cambio sobre los certificados COVID desde Portugal

Controles entre la frontera entre Galicia y Portugal.

Controles entre la frontera entre Galicia y Portugal.

Primero no, luego sí y ahora, un nuevo cambio. Según varios medios de comunicación portugueses, que citan al ministro de Asuntos Exteriores luso, Augusto Santos Silva, España va a rectificar en las próximas horas una de las medidas más polémicas que se anunciaron esta semana y que afectaban directamente a la relación con Portugal. Lo avanzado por Lisboa lo confirmó Madrid tras el Consejo de Ministros, por boca de su portavoz, María José Montero, quien ha pedido "disculpas por la confusión".

Según ha explicado Montero, el Ministerio de Sanidad "ya ha trasmitido que el desplazamiento por tierra entre Portugal y España va a volver a donde estaba; no se va a requerir ningún tipo de prueba, ni protocolo adicional de lo que se venía exigiendo". Montero ha explicado que el error en el documento de Sanidad "es como si se hubiera mimetizado en el documento lo que se estaba produciendo en otros espacios" y aplicándolo a Portugal.

"Pedimos disculpas si se ha podido producir alguna confusión, pero ya el ministerio ha dicho que se va a revisar la totalidad del documento y mañana estará incluida esa modificación", ha subrayado.

Tras conocer la rectificación, Portugal ha celebrado la recuperación de la "gestión normal" de la frontera con España tras lo que el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, ha calificado de "un lapso técnico". "Hoy será corregido este equívoco manifiesto" y "volvemos a la gestión normal de la frontera común, con coordinación permanente y armoniosa entre los dos gobiernos", ha destacado el ministro de Asuntos Exteriores, Augusto Santos Silva.

Horas antes, el Diario de Noticias, entre otros medios de comunicación del país vecino, aseguraban y confirmaban en palabras del ministro de Asuntos Exteriores, Augusto Santos Silva, que España va a rectificar la obligatoriedad anunciada esta semana de que se tenga que presentar una prueba de vacunación, un test negativo de COVID o un certificado de haber pasado la enfermedad a todas aquellas personas que crucen la frontera terrestre. Aseguró, además, que fue un "lapsus" de España.

“Tuvimos contactos muy intensos a todos los niveles con el gobierno español durante la tarde y la noche de ayer y también anoche recibimos la confirmación de las autoridades españolas de que, de hecho, era un lapsus que se corregiría hoy”, aseguró el ministro de Relaciones Exteriores, ayer, en declaraciones a la agencia de noticias Lusa.

Explicó que se trató de una resolución de un servicio técnico de la Dirección General de Salud de España que "no tuvo en cuenta, involuntariamente, el hecho de que la gestión de una frontera no es solo responsabilidad de las autoridades sanitarias, sino también de las autoridades políticas y administrativas, es decir, de los respectivos Ministerios de Administración Interna ". Así, “se seguirá facilitando la circulación terrestre entre Portugal y España en la medida que la situación epidemiológica lo permita, y no se requerirá que cada ciudadano de ambos países que circule por la respectiva frontera presente una prueba negativa”.

Aseguran que España habría admitido el "error" y que dicha obligación se va a corregir después de intensas conversaciones diplomáticas que tuvieron lugar ayer entre los responsables de ambos países. "Hoy será corregido ese equívoco manifiesto que había sido incluido en la resolución de la dirección general de Salud de España. A partir de hoy regresamos a la gestión normal de frontera comú, en coordinación permanente y harmoniosa entre los dos gobiernos", aseguró en declaraciones a TSF y a la Agencia Lusa.

La medida de la polémica

La medida fue aprobada por el Ministerio de Sanidad y publicada en el Boletín Oficial del Estado el sábado y no era recíproca, es decir, en principio no impone ninguna condición en particular para las personas que quisuerab cruzar 'A Raia' desde el lado español. En todo caso, no se refería tampoco en concreto al caso de alguien que vaya a Portugal a pasar el día, si a la vuelta tendría que someterse a estas obligaciones. La norma del Gobierno español incluye tres excepciones. No tendrán que presentar ninguna de esas tres certificaciones ni los profesionales del transporte por vía terrestre en el ejercicio de su actividad profesional, ni los trabajadores transfronterizos ni los residentes en zonas fronterizas, en un radio de 30 km alrededor de su lugar de residencia.

Compartir el artículo

stats