Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelve la confusión a 'A Raia': España exige certificados COVID para los que lleguen desde Portugal

Frontera de Galicia con Portugal, el día que se levantaron los pasos fronterizos

Frontera de Galicia con Portugal, el día que se levantaron los pasos fronterizos

Nueva vuelta de tuerca al tránsito entre la frontera portuguesa y la española. Cuando parecía que se habían resuelto las múltiples dudas generadas una vez que se abrieron los pasos fronterizos a principios de mayo, una nueva instrucción del Gobierno español ha dado un giro de guion más. Desde este mismo lunes, los viajeros que quieren entrar en territorio español desde el país vecino, sea por vía aérea, marítima o terrestre, tendrán que presentar uno de estos tres certificados COVID: el de vacunación, el de haber pasado la enfermedad o el de una prueba negativa (PCR o de antígenos) expedida en las 48 horas anteriores al viaje. Fue el Consulado General de España en Lisboa el que anunció la medida horas antes de su entrada en vigor. El Gobierno luso ha pedido aclaraciones al español por esta decisión, según recogen los medios portugueses, que también dan cuenta de la indignación generalizada que ha causado.

"Desde el 1 de mayo no existen controles en la frontera terrestre entre España y Portugal. Sin embargo, desde el 7 de junio todas las personas de 6 años o más que crucen la frontera terrestre desde Portugal a España deberán disponer de alguna de las certificaciones sanitarias exigidas para los pasajeros que entren en España por vía aérea o marítima", expone el Consulado General en su comunicado. La obligación, que deriva de que Portugal esté entre los países que España considera de riesgo alto, estará vigente, al menos, hasta el 20 de junio. A partir del día siguiente quedará actualizada la lista de territorios considerados peligrosos, se verá si con Portugal dentro o fuera de ella.

La medida, aprobada por el Ministerio de Sanidad y publicada en el Boletín Oficial del Estado el sábado, no es recíproca, es decir, en principio no impone ninguna condición en particular para las personas que quieran cruzar 'A Raia' desde el lado español. En todo caso, no se refiere en concreto al caso de alguien que vaya a Portugal a pasar el día, si a la vuelta tendría que someterse a estas obligaciones. La norma del Gobierno español incluye tres excepciones. No tendrán que presentar ninguna de esas tres certificaciones ni los profesionales del transporte por vía terrestre en el ejercicio de su actividad profesional, ni los trabajadores transfronterizos ni los residentes en zonas fronterizas, en un radio de 30 km alrededor de su lugar de residencia.

La decisión del Gobierno español coincide en el tiempo con la del británico, que ha sacado a Portugal de su 'lista verde', provocando una masiva y caótica vuelta de turistas al Reino Unido, para evitar las cuarentenas obligatorias.

Compartir el artículo

stats