Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad reprende a la Xunta por recomendar la segunda dosis de AstraZeneca

Varias personas se vacunan con la segunda dosis de AstraZeneca en Ourense

Varias personas se vacunan con la segunda dosis de AstraZeneca en Ourense Brais Lorenzo

Acusa a la Xunta de “generar incertidumbre y dañar la confianza en las vacunas”

El Ministerio de Sanidad exigió ayer a Galicia y a las demás comunidades que dejen de recomendar AstraZeneca a los 93. 000 gallegos menores de 60 años que recibieron la primera dosis de este vial y están pendientes de recibir la segunda dosis. Sostiene que el acuerdo tomado fue dar un segundo pinchazo de Pfizer a este colectivo y quien rechazase esta vacuna de forma excepcional pudiera repetir con el vial de Oxford. “No se puede elegir, se está mandando un mensaje distorsionado por parte de algunas comunidades”, lamentaban ayer desde el Ministerio de Sanidade y se señalaba concretamente a Galicia y Andalucía. Les conminan a “respetar el acuerdo”.

El problema es que “se traslada incertidumbre a los ciudadanos” y se “hace daño a la confianza en las vacunas”, sostienen desde el departamento de Carolina Darias y añaden: “Se produce un gravísimo problema de comunicación” cuando se informa a los afectados de que pueden “elegir”. Y además en un contexto de que España no sabe si tendrá en plazo vacunas suficientes de AstraZeneca para vacunar a los afectados, que superan los dos millones, si todos rechazasen Pfizer.

En el caso gallego, el Sergas intenta convencer hasta el último instante a los gallegos menores de 60 años que recibieron la primera dosis de AstraZeneca de que repitan con el vial anglosueco y no se inyecten Pfizer, tal como aconseja el Ministerio de Sanidad. Cuando van a firmar el consentimiento informado que se les exige para que se les administre cualquiera de las dos vacunas, se encuentran con dos documentos anexos en el que Sanidade claramente se posiciona a favor de no mezclar vacunas.

Son dos textos de parte con más argumentos a favor de que la segunda dosis sea la de AstraZeneca que la de Pfizer. La Xunta intenta sembrar la duda sobre quien haya apostado por la solución del Ministerio. Así se llega a advertir de que “no hay experiencia suficiente para conocer el riesgo (de trombos)” si se mezclan las dos dosis, pues “no hay suficiente población vacunada con esta combinación heteróloga”. Éste es un argumento nuevo en la exposición de la Xunta a favor de que la segunda dosis sea la de AstraZeneca, y eso que admite que aún no tiene garantizadas las 93.000 dosis de AstraZeneca que necesita. Con el vial de Oxford, ya se sabe que hay riesgo “infrecuente pero grave” sobre todo en el caso de las segundas dosis, pero la dimensión del peligro es desconocida si se combinan dos marcas, remarca el Sergas.

En “la hoja de información” que acompaña el consentimiento informado, tanto el que hay que firmar si se quiere una u otra dosis, se expone que el Ministerio de Sanidad apuesta por Pfizer en base a un estudio clínico encargado al Instituto Carlos III, pero de coletilla se añade: “Aún así es necesario que sepa que el ensayo no comparó las dos alternativas”, es decir solo buscó saber si era seguro mezclar las dos marcas de COVID, tras los riesgos de trombo entre los más jóvenes con la vacuna anglosueca.  

La Consellería de Sanidade no se queda ahí, expone también  que “en las fichas técnicas de las dos vacunas sólo se contempla la pauta homóloga, dado que esta pauta (repetir marca de vial) fue la estudiada en los ensayos clínicos que apoyaron la autorización condicionada de ambas vacunas”. También añade que repetir vial es la opción “recomendada por la Agencia Europea del Medicamento y apoyada por gran parte de las organizaciones científicas”.

En otro documento con “Respuestas a preguntas frecuentes”, seis páginas, se explica que si bien ha habido con AstraZeneca casos de trombos con trombocitopenia con mayor frecuencia en personas menores de 60 años, por eso se decidió no inyectar más esta vacuna a este grupo de edad, los casos fueron “muy poco frecuentes pero grave”, pero son “muchos menores en las personas que recibieron la segunda dosis: 1,2 casos por cada millón de segundas dosis, frente a 12,3 casos por millón de primeras dosis. Hay argumentos que el Sergas duplica, pues los repite en los dos documentos que se adjuntan al consentimiento informado.

Una persona se vacuna con la segunda dosis de AstraZeneca en Ourense Brais Lorenzo

“Es mejor no andar cambiando”

Marta, Paula o Manuel son tres de los más de 1.000 ourensanos que ayer eligieron seguir con la pauta de AstraZeneca, a pesar de tener la posibilidad de completar la pauta con Pfizer. Todos ellos esgrimen criterios científicos y “lógica”. Ourense fue la primera área sanitaria de Galicia en iniciar el proceso de vacunación a los menores de 60 años para completar el ciclo completo de la pauta. Al menos dos personas cambiaron en el último momento de dosis y eligieron Pfizer. Marta dice: “Contenta por completar la pauta y estar más inmunizada. Elegí AstraZeneca porque es la que recomienda la comunidad científica y por lógica”. Paula coincide: “AstraZeneca, sin dudarlo. No tuve síntomas y según criterios científicos es la mejor decisión”. Manuel apostilla: “Elegí AstraZeneca porque es mejor completar la pauta que andar cambiando”.

Cuatro muertos en España  

Por su parte, Sanidad recordaba ayer tras su aviso a las comunidades que en España se han producido 20 casos de trombosis en casi 5 millones de dosis administradas y de ellos, 4 han fallecido. Y en Reino Unido, que ha puesto muchas más dosis, se han producido 15 casos en casi 9 millones de vacunados sólo con las segundas dosis, mientras no se ha producido ningún evento de este tipo en los inmunizados con dos vacunas distintas.

Además, subrayan desde Sanidad, es “habitual” que se mezclen vacunas, como sucede con la del ébola, y en un contexto donde “probablemente sea muy necesario reforzar la inmunidad” con un tercer pinchazo (o segundo en el caso de Janssen), “no es improbable que algunos con la pauta completa de AstraZeneca o Janssen” reciban un pinchazo de refuerzo de una vacuna de ARN mensajero como Pfizer, dado que es el suero del que se disponen de más dosis. 

Compartir el artículo

stats