Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pacientes con ‘quimio’, en desventaja ante la vacuna

La inmunidad suscitada por el fármaco de Pfizer es menor en enfermos oncológicos con quimioterapia | Podrían precisar una tercera inyección

Un paciente en quimioterapia. Gustavo Santos

Los pacientes de cáncer que están recibiendo quimioterapia, y por tanto están inmunodeprimidos, constituyen uno de los colectivos que más incertidumbre sufre ante la vacunación contra el COVID-19, ya que no fueron incluidos en los ensayos clínicos que probaron la eficacia y la seguridad de estos fármacos. Esta falta de datos científicos sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas se une a la angustia que sufren ante una enfermedad grave y a la acuciante necesidad de protegerse ante el coronavirus. Pero la ciencia avanza y trabaja para paliar este desconocimiento. Un reciente estudio estadounidense apunta que este tipo de enfermos desarrollan defensas con la vacuna de Pfizer, pero no al mismo nivel que quienes no reciben quimioterapia. La investigación, pendiente de revisión por pares, sugiere que probablemente necesitarán una tercera inyección de refuerzo que iguale su respuesta inmune a la de los pacientes que no reciben tratamiento de quimio.

El estudio, alojado en el servidor de preimpresiones Medrxiv y titulado “Respuestas inmunes a las vacunas de ARN mensajero en pacientes con tumores sólidos y en terapia activa inmunosupresiva”, está firmado por una veintena de científicos de los departamentos de Hematología, Oncología, Biología Evolutiva e Inmunobiología de la Universidad de Arizona (Estados Unidos).

Uno de sus autores principales, el inmunólogo Deepta Bhattacharya, resume en Twitter que la mayoría de los pacientes de cáncer en el estudio (52 en total) desarrollaron anticuerpos neutralizantes y células de memoria (linfocitos) T, pero menos que la cohorte de control (50 personas). La mayoría desarrolla también células de memoria B y podrían beneficiarse de una tercera inyección, para lo cual la investigación apunta a la necesidad de más estudios.

El estudio señala que después de la segunda dosis de Pfizer, los niveles células de memoria B entre los pacientes de cáncer son similares a los desarrollados en personas sanas del grupo de control tras la primera inoculación. Estos datos sugieren que una tercera inmunización podría elevar las respuestas de anticuerpos en pacientes con cáncer a niveles observados en individuos sanos después de la segunda dosis.

Para comprobar si esa tercera dosis aumenta la respuesta inmune se necesitan ensayos clínicos, y ya hay alguno en marcha, como el realizado por la Universidad de Toronto (Canadá) con pacientes trasplantados, que por la medicación que reciben para evitar el rechazo se encuentran también inmunodeprimidos. Se trata de un ensayo clínico aleatorizado y con control por placebo sobre 120 pacientes, y se ha diseñado para la otra vacuna de ARN mensajero autorizada en Europa y EE UU, la de Moderna.

Vacunación recomendada

En general, y según recuerda un artículo científico publicado en “The Lancet” el pasado 27 de abril, se recomienda la vacuna COVID-19 para pacientes con cáncer, asumiendo de manera generalizada que los beneficios son mayores que los posibles riesgos.Además, los datos de países que están más avanzados en la administración la vacuna no han encontrado problemas de seguridad adicionales hasta ahora para los pacientes con cáncer.

El cáncer de pulmón aumenta el riesgo de COVID-19 grave

Investigadores del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) han constatado en un estudio que los pacientes con esta enfermedad tienen mayor riesgo de padecer la COVID-19 de forma grave que el resto de la población. El estudio, realizado a partir de 447 pacientes con cáncer de pulmón diagnosticados con coronavirus durante la primera ola en España de 65 centros hospitalarios, es uno de los que mayor número de casos ha incluido a nivel mundial, según explica el GECP en un comunicado. Publicado en la revista “Lung Cancer”, los resultados son “importantes” porque confirman, según el presidente del GECP, Mariano Provencio, que los pacientes con cáncer, especialmente de pulmón, son más vulnerables a la COVID al tener más riesgo de desarrollarla de forma grave. Del total de pacientes analizados, un 78% fueron hospitalizados, un 2% ingresaron en UCI y un 33% fallecieron. La mayoría de los pacientes incluidos fue hombre (74,3%) y fumador o exfumador (85,7%), en tanto que el tipo de cáncer de pulmón más frecuente fue el de célula no pequeña (84,5%), principalmente como adenocarcinoma (51,0%) y enfermedad con metástasis e inoperable (79,2%).

Compartir el artículo

stats