Nicole Kidman y Meghan Markle fueron las pioneras en obsesionarse con ellas, pero cada vez son más las celebrities que se suman a esta tendencia en nuevas mascotas. Entre las lujosas mansiones de Hollywood pasean gallinas a las que sus propietarias tratan con mimo como a cualquier otra especie de criatura doméstica. Son sus compañeras y amigas, pero todo tiene una explicación.

Mientras Lady Gaga, Paris Hilton, Selena Gomez, David Bisbal, Dani Rovira, Gloria Estefan o Guti presumen con sus perros y gatos con pedigrí en redes sociales, George Clooney convivió con un cerdo durante 16 años al que describió como "su relación más larga". El colmo de la extravagancia lo ostenta Jesulín de Ubrique con su célebre tigre Currupipi.

Actualmente los animales bajan del pedestal del exotismo al plano más mundano, las aves de corral son las más buscadas y tanto las atenciones que reciben y como las instalaciones en las que habitan distan mucho de a las que la sociedad actual las asocia en este momento. Los gallineros están integrados en la arquitectura de sus mansiones, tanto en la vivienda como en los jardines y han sustituido a los jacuzzi, salas de agua, piscinas infinitas y salones de cine que solían caracterizar los hogares de las personalidades pudientes.

Los corrales están climatizados, impolutos, son una obra de arte diseñada por sus interioristas de cabecera de la mano de ingenieros expertos en las necesidades y el bienestar de estos animales. Como es coherente, los trabajadores contratados para mantener a sus mascotas cobran gruesos salarios acordes a la sensibilidad que actualmente despiertan las gallinas en sus ricos cuidadores.

Hollywood y sus extravagancias sorprenden al mundo aunque el motivo por el que los famosos convirtieron esta rareza en un hábito tiene una razón de ser que va mucho más allá que el de la sensibilidad, aunque cabe destacar que las gallinas no suelen ser compradas sino adoptadas o rescatadas.

¿Por qué gallinas?

Los famosos cuidan a sus gallinas como a cualquier especie de animal de compa´ñóa

Los famosos cuidan a sus gallinas como a cualquier especie de animal de compa´ñóa

Cuidar la dieta mediante la ingesta de alimentos sanos, frescos y sostenibles es el pilar fundamental de esta decisión. La creciente empatía y consideración con los animales cierra el círculo.

Cuando Oprah Winfrey presentó en su polémica entrevista al príncipe Harry y Meghan Markle en su imponente mansión californiana de Montecito llamó la atención un rincón llamado "Archie's chick Inn. Established in 2021" ("La pensión de las gallinas de Archie. Establecida en 2021).

"¿Qué es lo mejor de tu nueva vida?", preguntó la presentadora, a lo que Meghan respondió: "Tener una vida auténtica, volver a lo básico y que sea tan simple como gratificante". El príncipe Harry no pudo evitar reprimir entre risas que "Meghan siempre quiso tener gallinas". En las imágenes de fondo correteaban y comían lo animales que les proporcionan huevos frescos cada día para alimentar a su hijo de la manera más natural posible.

Recogerlos por la mañana y prepararlos (o muy probablemente que se los preparen) es un lujo que poco a poco se convierte en una necesidad. Así lo declara Jennifer Aniston, quien confesó que cuando la invitan a cenar a casa de sus amigos ya nunca lleva botellas de vino sino huevos de casa. "No son mis huevos, sino los de mis gallinas", apostilló. En el caso de la actriz las aves llegaron a su vida a la vez que su nueva mansión dado que los propietarios anteriores ya vivían con ellas. "Querían llevárselas pero yo no estaba dispuesta a renunciar a ellas", expresó la exmujer de Brad Pitt.

Jennifer Aniston compró su casa con gallinas incluidas

Jennifer Aniston compró su casa con gallinas incluidas

Te puede interesar:

A Hillary Duff, por otro lado, deja a un lado que las gallinas puedan ser un nido de parásitos, piojos, garrapatas o pulgas. Ella las acaricia, las abraza, las besa y las acompaña como lo haría con cualquier otro tipo de animal de compañía. "Son un proyecto para mí. Mi favorita es Patsy, que todavía no ha puesto ningún huevo pero intuyo que pronto lo hará".

Julia Roberts o Gisele Bündchen han dicho en varias entrevistas que tienen gallinas sobre todo para asegurarse de que cada día ellas y sus familias se alimentan con los huevos más frescos y ecológicos posibles. Quizá todas ellas se hayan inspirado en el estilo de vida de Nicole Kidman en Australia.