Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus en Galicia

El limbo de AstraZeneca toca a su fin

Vacunción masiva en el Ifevi de Vigo.

Vacunción masiva en el Ifevi de Vigo. Marta G. Brea

La incertidumbre de 60.000 gallegos menores de 60 años a los que se les administró la primera dosis de AstraZeneca está cerca de acabarse. La Comisión de Salud Pública, integrada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, anunciará esta semana si la segunda dosis será también de AstraZeneca o de otra compañía, probablemente Pfizer.

La ministra Darias no ha adelantado en qué día se reunirá, pero se da por seguro que será este martes. La decisión de demorar la vacunación y esperar a un ensayo español sobre la combinación de vacunas ha estado envuelta en la polémica, no solo política –Galicia se ha opuesto, mientras que Madrid y Andalucía advirtieron que seguirían vacunando con AstraZeneca si no se tomaba ya una decisión–, sino también científica.

La Xunta suspendió la vacunación con AstraZeneca de los menores de 60 años el 8 de abril, asumiendo así la decisión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. La Consellería de Sanidade informó de que había defendido, en el seno de la Comisión de Salud Pública, completar la pauta con la vacuna de AstraZeneca a las 12 semanas de la primera inoculación.

Galicia inició el 11 de marzo la vacunación de personas entre 50 y 55 años con una prueba piloto de administración masiva que tuvo lugar en la Cidade da Cultura de Santiago, y en la que participaron 1.000 personas. Dos días después, el sábado 13 de marzo, casi 19.000 gallegos de entre 50 y 55 años recibieron la vacuna anglosueca en el Ifevi. El 5 de junio se cumplirán 12 semanas de ese primer pinchazo. El folleto distribuido por el Sergas indica que la pauta recomendada separa ambas inoculaciones por un periodo de 10 a 12 semanas. La protección podría no ser efectiva hasta por lo menos 15 días después de la segunda dosis (82% de eficacia y reducción de los ingresos hospitalarios por COVID-19 de hasta un 94%).

El 30 de abril, la Comisión de Salud Pública acordó ampliar de 12 a 16 semanas el intervalo entre la primera y la segunda dosis de AstraZeneca para menores de 60 años que ya han recibido la primera, “para disponer de más información para poder tomar una decisión que garantice la seguridad”. Sin la unanimidad de las comunidades autónomas, se decidió esperar los resultados de países como Francia y Alemania, que han inyectado Pfizer como segunda dosis a quienes empezaron recibieron la primera inyección de AstraZeneca. También se aguardó a los resultados preliminares del ensayo clínico con 600 voluntarios realizado en España por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), y que ha sido muy discutido.

La viróloga e inmunóloga Margarita del Val.

La viróloga e inmunóloga Margarita del Val. FdV

La prestigiosa viróloga e inmunóloga del CSIC Margarita del Val señaló a FARO que “el ensayo no va a responder a ninguna cuestión de seguridad”, y que la seguridad “depende de los grandes números de personas vacunadas, y para ello ya sabemos que hay datos de al menos 4 millones de personas vacunadas con dos dosis de AstraZeneca en Reino Unido, que esperamos conocer con mayor detalle”.

Del Val tampoco cree que este ensayo del ISCIII resuelva las preguntas sobre la eficacia de combinar vacunas distintas. “No entiendo cómo este ensayo va a responderlas con el diseño actual, puesto que no compara dos situaciones, así que de este ensayo no se podrá concluir si una es mejor que la otra (ya que no hay “otra”); solo considera vacunar primero con AstraZeneca y después con Pfizer. Para mí es una gran incógnita qué se persigue con él”, critica.

En cambio, la científica del CSIC precisó que el ensayo clínico que se empezó en la Universidad de Oxford al inicio de febrero “sí permite extraer conclusiones de eficacia comparada, pues vacunas a distintos grupos con AstraZeneca seguido de Pfizer, y en orden contrario, con espaciado de 4 o 12 semanas”.

Dicho estudio, publicado la semana pasada en “The Lancet”, concluye que combinar ambas fórmulas puede triplicar la frecuencia de los efectos adversos leves –como fiebre o dolor en el brazo– en mayores de 50 años, lo que podría aumentar el número de bajas laborales entre los vacunados.

En línea con Margarita del Val, también ha cuestionado el estudio del Carlos III el profesor de Microbiología Raúl Ortiz de Lejarazu, quien ha advertido que “es un estudio de inmunogenicidad, que no evalúa eficacia, ni efecto protector, ni mucho menos seguridad, con solo 600 personas; no hay grupo de control y es éticamente cuestionable”.

Hasta 17 sociedades científicas advirtieron que “no existe” evidencia para administrar una segunda dosis de Pfizer o Moderna a los que recibieron la primera dosis de AstraZeneca, una postura compartida también por el inmunólogo gallego José Gómez Rial: “Esta decisión responde únicamente a tratar de justificar una decisión injustificable desde el punto de vista científico, ya que no hay razón alguna para no poner la segunda dosis de AstraZeneca en el plazo indicado”, ha señalado el científico del Hospital Clínico de Santiago.

EL SERGAS PREVÉ QUE TODA GALICIA ESTÉ INMUNIZADA A FINAL DE AÑO


Toda la población gallega, incluidos adolescentes y niños, estará vacunada a final de este año, según aseguró ayer la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, que condicionó esta previsión al cumplimiento de las entregas de vacunas comprometidas. Durán hizo estas declaraciones en la cadena SER, donde apuntó que la Xunta es partidaria de vacunar a niños y adolescentes en cuanto sea posible. Sería a finales de verano, una vez se haya alcanzado el 70% de la población inmunizada.

En torno a AstraZeneca, Durán dijo que los mayores de 60 años recibirán la segunda dosis a las 12 semanas de la primera, y será del mismo laboratorio. Sobre la segunda dosis de los menores de 60 vacunados con AstraZeneca, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, dijo en la Radio Galega que esperaba que se les diese la segunda dosis también de AstraZeneca.

Compartir el artículo

stats