El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, mostró ayer su escepticismo con que la tendencia de la pandemia siga a la baja en los próximos días tras las aglomeraciones del fin de semana coincidiendo con el fin del estado de alarma y vaticinó un “impacto puntual” en algunos grupos de población.

“Nadie sabe lo que pasará”, dijo Simón en su habitual rueda de prensa de los lunes en referencia a las celebraciones multitudinarias registradas en varias ciudades españolas, de las que se ha achacado parte de la responsabilidad por no haber comunicado el mensaje “como se tenía que comunicar”.

“No estoy enfadado, estoy decepcionado, sí, mucho, quizás hasta conmigo, porque no hemos sido capaces de transmitir el mensaje”, lamentó el epidemiólogo, aunque ha manifestado que “no hay que fustigarse ni darse latigazos por eso, pero sí aprender para la próxima vez”.

Confió en que el pico de contagios que probablemente se vea en los próximos días y en los grupos de población no protegidos por la vacuna sea “puntual” y calificó “hasta cierto punto entendible” que hubiera ese “ansia” de fiesta, que también espera que no se repita y que se haya limitado al fin de semana pasado.

Pero pidió a los que tuvieron ese “momento de relax” e hicieron “lo que les dio la gana” que sean conscientes de que ahora tienen que controlar mucho con quién se juntan y cómo aplicar medidas de control para no transmitir el virus si se han contagiado en las aglomeraciones.

Datos

Las comunidades autónomas notificaron ayer al Ministerio de Sanidad 13.984 nuevos casos de COVID-19 durante el fin de semana. Esta cifras es inferiore a la del mismo día de la semana pasada, cuando se notificaron 16.353 positivos.

La cifra total de contagios en España se eleva ya 3.581.392 desde el inicio de la pandemia. La incidencia acumulada en los últimos 14 días por 100.000 habitantes se sitúa en 188,97, frente a 198,60 el viernes. En las pasadas dos semanas se ha registrado un total de 89.666 positivos.

En el informe del lunes se añadieron 103 nuevos fallecimientos, en comparación con 77 el lunes pasado. Hasta 78.895 personas con prueba diagnóstica positiva han fallecido desde que el virus llegó a España, de acuerdo con los datos recogidos por el Ministerio. En la última semana han fallecido 194 personas con diagnóstico de COVID-19 positivo confirmado en España.