Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desescalada gallega enfila una semana decisiva ante el fin del estado de alarma

Gente en el centro histórico de Pontevedra. Gustavo Santos

Galicia enfila una semana decisiva para su desescalada. A cinco días del fin del estado de alarma, que tendrá lugar a partir de las 00.00 horas del domingo 9 de mayo, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya ha avanzado que en la Comunidad, lo más probable es que ya no haya más toque de queda y que se avance en la ampliación de horarios.

Esta tarde se reúnen, como acostumbran a hacer todos los martes, los expertos del subcomité clínico que asesora al Gobierno gallego, aunque de este cónclave no se prevé que salga todavía una decisión definitiva y se limite a recomponer el mapa de restricciones de Galicia, en el que actualmente hay tres concellos en el nivel máximo: Vilanova de Arousa, Laza y Cualedro.

La decisión definitiva se tomará a finales de esta semana, después de la celebración del Consejo Interterritorial de Sanidad, donde se sientan las comunidades y el Ministerio, y tras la reunión extraordinaria que el subcomité clínico ha previsto para este jueves.

En todo caso, Feijóo ya ha adelantado: “En Galicia no estamos en riesgo extremo, y por lo tanto, nuestra situación permite ampliar los horarios e ir dejando sin efecto el toque de queda”. Lo que no tiene tan claro el presidente gallego es lo de anular el cierre perimetral, ya que ahora mismo en España hay seis comunidades en riesgo alto. Por eso pidió valorar los cierres perimetrales en esos casos.

El Supremo se pronunciará sobre las restricciones

A partir del domingo, cualquier limitación que se fije en Galicia tendrá que tener el aval judicial, al no haber el amparo del estado de alarma. En este sentido, la vicepresidenta Carmen Calvo anunciaba este martes que será el Tribunal Supremo el que tenga la última palabra ante las restricciones que decidan imponer los gobiernos autonómicos para frenar el coronavirus, una medida que busca dar seguridad jurídica, evitar disparidades entre territorios y "tranquilizar a los ejecutivos autonómicos".

La situación epidemiológica en Galicia

¿Cuál es la situación epidemiológica que anima a la Xunta a relajar medidas, pero siempre dentro de la prudencia? El número de casos activos sigue en descenso, aunque a cuentatogas, y en la última jornada se ha pasado de 3.030 notificados a 3.027. En cuanto a la presión hospitalaria, se mantiene estable, con 47 pacientes en UCI (tres menos que ayer) y uno más en planta (donde hay actualmente 165 infectados con coronavirus).

La tasa de positividad se mantiene baja, menos del 2 % de las pruebas PCR realizadas, y ayer se notificó una muerte, elevando los fallecidos en Galicia por COVID a 2.391.

Lo que ha aumentado es el brote de coronavirus que rompió la buena racha en las residencias gallegas. Otros cinco usuarios han dado positivo, de forma que ya son 11 los residentes contagiados en el centro DomusVi Chantada. También hay dos trabajadores infectados, según los datos facilitados este martes por las Consellerías de Política Social y Sanidade.

Compartir el artículo

stats