Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gallega PharmaMar vislumbra la meta en su carrera por un fármaco anticovid

Un antiviral de PharmaMar contra el COVID-19.

Un antiviral de PharmaMar contra el COVID-19. EFE / David Fernández

La batalla a contrarreloj de la ciencia contra el COVID-19 sigue dando buenas noticias. Los grandes laboratorios mundiales se volcaron en hallar una vacuna contra el virus en un tiempo récord, menos de un año, con un resultado extraordinario: varios compuestos aceptados por al Agencia Europea del Medicamento (EMA) y ya en el mercado, como Pfizer, AstraZeneca, Moderna, Janssen...

Sin embargo, la búsqueda de un tratamiento contra el coronavirus quedó en un segundo plano. En los primeros meses de la pandemia, con los hospitales llenos, se probaron distintas fórmulas a base de antivirales. Entre ellos, el remdesivir mostró cierta eficacia a la hora de paliar los efectos del SARS-CoV-2, especialmente en los diagnósticos tempranos, y acortar las estancias hospitalarias de los infectados.

Tras más de un año de pandemia, ya en la cuarta ola, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha autorizado a PharmaMar el inicio del ensayo clínico de fase III con plitidepsina. La farmacéutica gallega parece haber ganado la carrera por el medicamento contra el COVID-19.

Un antiviral fabricado en España demuestra su eficacia contra el coronavirus Agencia ATLAS | EFE

Una carrera que se inició hace más de un año

Antes incluso de que el patógeno llevase a decretar el estado de alarma y el confinamiento general en España, PharmaMar ya contaba con un compuesto terapéutico en fase de investigación. La compañía anunciaba a principios de marzo de 2020 que estaba en disposición de confirmar su funcionamiento en "cuestión de semanas".

Se trataba del Aplidin, un medicamento contra el cáncer aceptado en Australia. El compuesto ofreció buenos resultados "in vitro", en el laboratorio y a las pocas semanas el Ministerio de Sanidad anunciaba el inicio del ensayo clínico 'APLICOV-PC' con 'Aplidin' (plitidepsina) para el tratamiento de pacientes con COVID-19.

  • “La aplidina funciona en laboratorio. Estamos esperando al Gobierno”

    Hace diez días, PharmaMar presentó el dossier para iniciar un ensayo clínico

En el estudio participaron tres hospitales de la comunidad de Madrid y 27 pacientes dividos en grupos. Se les administró distintas cantidades de plitidepsina (1,5mg - 2,0mg - 2,5mg) durante tres días consecutivos. Su carga viral se comprobaría antes y después del tratamiento.

Resultados más que notables

PharmaMar dio a conocer en octubre los resultados de la plitidepsina: una "notable reducción" de la carga viral de los enfermos. En el ensayo se evaluó la concentración del patógeno al inicio del tratamiento y en los días 4, 7, 15 y 30 posteriores. Los datos arrojaron una reducción media de la carga viral del 50% en el séptimo día, y del 70% una quincena después.

El 80,7% de los pacientes recibieron el alta médica el día 15 de hospitalización o antes, y un 38,2%, antes del octavo día. Más del 90% de los enfermos incluidos en el ensayo presentaban cargas virales medias o altas.

Espaldarazo de "Science"

En enero de este año, la prestigiosa revista científica "Science" publicó un artículo en el que respaldaba la "potente" actividad de la plitidepsina de PharmaMar frente al SARS-CoV-2. Este concluía que el compuesto químico demostró 'in vitro' una "fuerte" potencia antiviral, en comparación con otros antivirales y una toxicidad limitada. Y es que la fórmula de la biotecnológica gallega exhibió una disminución del 99% de la carga del virus.

"Creemos que nuestros datos y los resultados positivos iniciales del ensayo clínico de PharmaMar sugieren que plitidepsina debería considerarse seriamente para ampliar los ensayos clínicos para el tratamiento de COVID-19", señalaba la publicación.

  • Aplidin, la nueva esperanza contra el coronavirus con ADN cien por cien gallego

    El fármaco no genera resistencias y es eficaz contra las nuevas variantes

Cómo combate al coronavirus

La plitidepsina tiene origen marino, como todos los compuestos elaborados por PharmaMar. Procede de la ascidia Aplidium albicans, hallada en aguas de Ibiza a principios de los años noventa. La biotecnológica gallega consiguió sintetizar esta molécula que se comercializa con el nombre de Aplidin.

Este compuesto químico actúa bloqueando la proteína eEF1A, presente en las células humanas, y que es utilizada por el SARS-CoV-2 para reproducirse e infectar a otras células. Mediante este bloqueo, se evita la reproducción del virus dentro de la célula, haciendo inviable y su propagación al resto. Es decir, el Aplidin secuestra al virus y corta su expansión.

Más cerca de la meta

El Ministerio de Sanidad ha dado luz verde al inicio del ensayo clínico de fase III 'NEPTUNO', que determinará la eficacia de plitidepsina para el tratamiento de pacientes hospitalizados con infección moderada de COVID-19.

Este ensayo tiene previsto reclutar a más de 600 pacientes y se abrirá, además de a Europa, a otros países "según se vayan obteniendo las correspondientes autorizaciones", explica PharmaMar. El ensayo ya obtuvo la autorización de la Agencia Británica del Medicamento (MHRA), por ejemplo.

El objetivo principal del estudio es evaluar la plitidepsina frente al estándar de tratamiento autorizado y administrado en cada país (dexametasona o dexametasona en combinación con remdesivir). De esta manera se conocerá el porcentaje de pacientes que logran una recuperación completa en el día 8 y que no vuelven a ingresar por infección de COVID-19 después de 31 días.

Compartir el artículo

stats