El Ministerio de Asuntos Exteriores recomendó ayer que los españoles se abstengan de viajar a la India y que todos los nacionales que se encuentren temporalmente en ese país asiático regresen “lo antes posible”, ante el empeoramiento de la epidemia de COVID-19. India registró ayer un leve descenso de casos tras una semana al alza, con un total de 323.144 positivos en las 24 horas, casi 30.000 menos que el lunes, cuando alcanzó un nuevo récord de contagios en el país. Esos más de 300.000 suponen aproximadamente un tercio de los casos diarios de todo el mundo.

Los expatriados en la India no lo tendrán fácil para regresar. No existen vuelos directos con España, y muchos países han cancelado sus conexiones aéreas como medida de seguridad. Es el caso de Alemania, Italia, Emiratos Árabes Unidos, Canadá, Kuwait, Omán, Hong Kong, Arabia Saudí, Singapur, Nueva Zelanda, Bangladés, y Maldivas. La Embajada de España en Nueva Delhi les informó de que podrían regresar vía París o Ámsterdam.

La página de recomendaciones de viaje de Exteriores recuerda que India ha alcanzado la mayor tasa diaria de contagios desde que comenzó la pandemia de COVID-19 y desde el 22 de marzo es el país con más casos diarios del mundo.

También señala que, en ningún caso, el Estado español “resultará responsable en modo alguno ni por ningún concepto de los daños o perjuicios que, tanto por la observancia como por desconocimiento o no atención de la recomendación, pudieran ocasionarse a personas o bienes”.

Así, recuerda que cualquier viaje “se realiza siempre por cuenta y riesgo del viajero y que todos los gastos derivados de la hospitalización, el traslado de heridos o la repatriación de cadáveres corren a cargo del particular”.

En el caso de los residentes españoles en la India que no deseen volver a España, el Ministerio aconseja seguir las recomendaciones y directrices de las autoridades locales y, en caso de emergencia, contactar con la embajada de España en Nueva Delhi o el consulado general en Bombay.

Después de que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, avanzase el lunes que España estudiaba tomar alguna medida respecto a la India, el Gobierno decidió ayer imponer una cuarentena obligatoria de 10 días a todas las personas procedentes de India. Así lo anunció ayer la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. Simón explicó que no hay evidencia de que la variante india del coronavirus, llamada B.1.617, sea más transmisible que otras, ocupe más espacio fuera del país de origen o tenga una mayor gravedad, si bien podría ser más contagiosa dadas las mutaciones que contiene. Aún no ha sido detectada en España.

Las dramáticas imágenes de hospitales saturados, escasez de oxígeno y cremaciones masivas han suscitado una reacción internacional de apoyo al segundo país más poblado del mundo. Hoy se espera la llegada de un cargamento con 100 ventiladores y 95 concentradores de oxígeno procedentes de Reino Unido.

La cifra de fallecidos por COVID en India bajó ayer tras 14 días alcanzando máximos. Se registraron 2.771 muertos, 41 menos que en la anterior jornada. La cifra total desde el inicio de la pandemia se eleva hasta los 197.894.