La situación epidemiológica en Vigo protagonizará la reunión del comité clínico prevista para mañana martes. El conselleiro de Sanidade confirmó este lunes la preocupación de su departamento por el repunte de casos en la ciudad, "superior al umbral", y avanzó: "Es probable que modifique sus medidas". Es decir, que la urbe olívica ascendería del nivel medio-bajo en el que se encuentra al nivel medio. En ese sentido también se ha pronunciado Alberto Núñez Feijóo durante un acto en la ciudad: "Fue una de las ciudades con menor incidencia en las últimas semanas, y empieza a preocuparnos el incremento suave, pero incremento, de los índices de contagio a 14 y 7 días". En este contexto, ha llamado a los vigueses a "mantener la hostelería abierta", lo que "depende de -su- propia conducta", y además les ha animado a vacunarse: "Es el antídoto seguro contra la infección, es la solución definitiva para superar la pandemia".

Este aumento también se produce en el área sanitaria donde, tras las turbulencias COVID registradas tras el puente de San José, la curva de casos activos ha afianzado su tendencia ascendente. El Sergas informa este de lunes de 732 personas con la infección, 26 más que ayer. Hacía casi mes y medio que los indicadores epidemiológicos no escalaban tan alto y superaban los 700 positivos: desde el 5 de marzo, fecha en la que Sanidade notificó 722 diagnosticados, el virus perdió fuerza.

El crecimiento de las últimas semanas ha llevado al área a superar a la de A Coruña como la demarcación con mayor incidencia del coronavirus en Galicia. Pero, además, también es la que más casos activos aporta al repunte autonómico, junto a Pontevedra y O Salnés. Esta escalada del COVID-19 ha llevado al Sergas a realizar un cribado el fin de semana centrado en la población más joven, hasta 4.000 personas entre 16 y 35 años, en busca posibles casos de variante brasileña.

Vigo, ante un endurecimiento de las restricciones

La urbe olívica es el foco de este empeoramiento, situación a la que el conselleiro de Sanidade ha hecho referencia esta mañana: "Nos preocupa la zona de Vigo porque su incidencia a 14 días supera el umbral establecido. Estos datos nos hacen pensar que la situación irá a más". Con respecto a un posible endurecimiento de las restricciones, García Comesaña avanzó:" No me quiero adelantar a lo que diga el comité clínico - que se celebrará mañana- pero es probable que Vigo modifique sus medidas".

Estos indicadores hacen prever el paso de la ciudad al nivel medio de restricciones (frente al medio-bajo actual). Este cambio afectaría fundamentalmente a la hostelería, que vería reducido su aforo en el interior al 30% y en las terrazas al 50%.

El único alivio en el deterioro de la situación epidemiológica es la contención que muestran los hospitales: las cifras de ingresos son menores que hace dos semanas, con 33 pacientes en planta y 5 en la UCI.

Galicia, once días al alza

En cuanto al cómputo de casos a nivel gallego, los infectados vuelven a crecer por undécimo día consecutivo: ya son 2.767 los positivos, según los datos actualizados esta mañana por el Sergas. Se trata de una subida importante, 74 más, concentrada en las áreas de Vigo y Pontevedra. Aunque todas las demarcaciones han visto aumentar este indicador, las dos anteriores notifican las cifras más gruesas.

Así, Vigo contabiliza 732 (+26) casos activos; A Coruña 677 (+4); Pontevedra, 448 (+20); Santiago, 370 (+2); Ourense, 226 (+6); 205 (+13); y Ferrol, 109 (+3).

Contención en los hospitales

Este incremento sostenido de los casos activos se traduce en una mayor presión hospitalaria. El número de camas ocupadas debido al COVID-19 crece a diario, aunque de forma paulatina. Este lunes los ingresados rozan los 200, son en concreto 199: 166 (+4) en planta y 33 (+3) en UCI. El área de A Coruña es la que más internados comunica, 60 (52 pacientes estables y 8 críticos); tras ella Vigo, con 38 (33 estables y 5 críticos); Pontevedra, 32 (27 estables y 5 críticos); Santiago, con 27 (22 estables y 5 críticos); Ourense, con 21 (15 estables y 6 críticos); Lugo, con 11 (8 estables y 3 críticos); y Ferrol, con 10 (9 estables y un crítico).

Desde la irrupción del COVID-19, hace más de un año, el patógeno ha afectado en Galicia a 120.019 personas, de las que 114.901 se ha recuperado y 2.375 han fallecido. El Sergas ha informado esta tarde-noche de dos nuevas muertes, la de una mujer de 63 años que estaba ingresada en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña y otra, de 88 años, que se encontraba en Povisa.