Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambio en las restricciones: estos son los requisitos para cenar en restaurantes

Clientes, en un restaurante de Vigo. MARTA G. BREA

La Xunta exige que “no se concentren las mesas en espacios concretos” y se dejen salones vacíos que computan para el aforo

Dos mil quinientos restaurantes pueden desde este viernes abrir en Galicia hasta las once de la noche, pero la obligación de disponer de medidores de CO2 para comprobar y garantizar la correcta ventilación del establecimiento no entrará en vigor hasta dentro de una semana. Concretamente, el día 23 a las 00.00 horas.

La Xunta ha decidido dar ese margen a los propietarios para comprar los medidores, medidores que además deberán estar en una zona visible para los clientes y disponer de una pantalla que muestre los niveles de CO2 en tiempo real. El contagio por el aire se ha demostrado la principal vía de contagio del coronavirus, de ahí la importancia de que en los restaurantes, donde los comensales deben sacarse la mascarilla, la concentración de aerosoles sea mínima y la renovación del aire constante.

Los dispositivos deben llevar el sello CE y no se pueden situar cerca de ventanas, puertas u otros puntos de ventilación. El medidor no podrá superar los 800 ppm (partículas por millón de CO2) en el interior, cuando supere esa cifra el dueño del restaurante debe tomar las medidas necesarias para que baje. Por ejemplo, con una mayor apertura de ventanas y puertas.

800 ppm ya supone un porcentaje muy elevado de aire que ya fue inhalado por otras personas, personas que pueden estar contagiadas de coronavirus.

El objetivo del Gobierno autonómico es que los propietarios de los restaurantes pueden saber en todo momento el riesgo de contagio en su local. Con los medidores de CO2 pueden conocer la concentración de aerosoles en el ambiente de su establecimiento. El precio de un aparato de estos ronda los 15O euros.

La Xunta también exige a los restaurantes que den cenas hasta las once de la noche, que sólo lo hagan a través de cita o reserva previa, y que lleven un registro de los clientes del servicio de cenas, que debe incluir el nombre, apellidos, DNI y número de teléfono. Los contactos deben conservarse al menos durante un mes. En caso de un brote de coronavirus, tendrán que facilitar esos datos a la Consellería de Sanidade.

En la orden que regula la ampliación del horario para los restaurantes, también se aprovecha para aclarar que la disposición de mesas y sillas en los locales para cumplir los aforos máximos debe hacerse “evitando su concentración en espacios concretos, especialmente en aquellos establecimientos que disponen de varias salas o comedores”.

Y añade: “En los casos en que se dispone de varias salas o comedores, la superficie de los que permanezcan sin uso no computarán para los efectos del cálculo de la capacidad interior del establecimento”.

Compartir el artículo

stats