Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una boca sana, una aliada contra el COVID-19

Una odontóloga atiende a una paciente en una clínica dental. FDV

Un estudio ha detectado que padecer periodontitis podría estar relacionado con un mayor riesgo de presentar complicaciones (ingreso en UCI, necesidad de ventiladores o la muerte) en pacientes con COVID. En España, según el Consejo General de Dentistas, hay unos 8 millones de adultos con enfermedad periodontal, de los que 2 millones tienen periodontitis avanzada.

“Es fundamental cuidar la salud oral y prevenir las infecciones porque tratadas a tiempo siempre son más sencillas”, dice Adriana Sanz Marchena, presidenta del Colegio de Dentistas de Pontevedra y Ourense, cuya afirmación cobra un valor añadido tras el reciente estudio publicado en la prestigiosa revista “Journal of Clinical Periodontology”, que indica que la periodontitis se asocia significativamente con un mayor riesgo de complicaciones por COVID-19, tales como el ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), la necesidad de ventilación asistida o, incluso, el fallecimiento.

Dicho estudio es fruto del trabajo conjunto entre la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad McGill de Montreal y la Universidad de Qatar. “Se trata de un estudio observacional que se ha hecho de modo multicéntrico, concretamente en Qatar, que tiene la peculiaridad de que tiene en un mismo registro sanitario la información relacionada con la salud general y con la salud dental y se realizó sobre una muestra de unos 600 pacientes”, precisa Sanz. “Lo que han visto es que hay una relación entre la enfermedad periodontal activa, es decir, la periodontitis avanzada, y las complicaciones del COVID-19 como por ejemplo el riesgo de ingresar en UCI, el de necesitar ventilación asistida o el de fallecer”, resume.

  • “Se reafirma la importancia de una correcta salud oral”

    Adriana Sanz - Colegio de Dentistas de Pontevedra y Ourense

Las cifras del estudio, en el que colabora la Universidad Complutense de Madrid y donde el doctor Mariano Sanz, todo un referente en periodoncia, es uno de los coordinadores de dicho proyecto, son significativas. “En esta muestra de pacientes se ha visto que algunos evolucionaban con formas muy leves, pero otros, a formas graves y han visto una relación estadísticamente significativa entre la periodontitis avanzada severa y un riesgo nueve veces mayor de fallecer, cuatro veces mayor de necesitar ventilación asistida y tres veces mayor de requerir ingreso en unidades de cuidados intensivos”, resume la presidenta del Colegio de Dentistas de Pontevedra y Ourense.

"Este estudio multicéntrico ha hecho que a los periodoncistas nos preocupe este tema”

decoration

Sanz se muestra, pese a todo, cauta con los resultados. “Hacen falta más estudios y no es que se pueda afirmar que exista una relación causa-efecto en absoluto, porque serían necesarios estudios longitudinales que no se pueden hacer por motivos obvios; pero, en cualquier caso, este estudio multicéntrico ha hecho que a los periodoncistas nos preocupe este tema”. “La periodontitis es una enfermedad que genera un estado inflamatorio general, sistémico, y tiene relación con enfermedades que ya conocíamos como la cardiopatía isquémica o la diabetes, entre otras”, prosigue. “Con este estudio, se reafirma la importancia de la salud oral para evitar que un paciente con enfermedad periodontal desarrolle cuadros graves de COVID, pero no sería correcto afirmar que hay una relación causal, que un paciente con enfermedad periodontal tiene como causa la enfermedad para desarrollar el COVID. En este caso, una buena salud oral sería una herramienta más para evitar que, en caso de contagio, el cuadro llegue a ser grave”.

Un odontólogo atiende a un paciente en una clínica dental. J. VARELA

Colutorios para evitar la infectividad y rebajar la carga vírica

Otro tema importante es el de los colutorios. “Con eso hay polémica, pero hay estudios muy recientes, con lo que hay que ser cautos con las afirmaciones porque la ciencia solo puede basarse en estudios muy consolidados, pero sí que hay estudios in vitro en los que se ve que la carga vírica de la boca baja drásticamente durante un buen periodo de tiempo cuando se utilizan colutorios como la clorhexidina, que ya usábamos antes, y cloruro de cetilpiridinio (CPC)”, indica Sanz Marchena. “Han mostrado eficacia en pruebas de laboratorio y eso es muy interesante. Ahora se han empezado a hacer más estudios en pacientes para seguir averiguando sobre su efecto. En consulta ya los usamos para rebajar en los pacientes la carga vírica y para que el aerosol que se genere sea con menor carga bacteriana y vírica”, añade: “Ya lo hacíamos antes, pero ahora, con más razón”.

Sanz, a la espera de nuevos estudios, considera que “podría ayudar a evitar no solo la infectividad sino la transmisión de la enfermedad, porque si se baja la carga vírica con un buen colutorio lógicamente habría menos transmisión”.

Compartir el artículo

stats