El grupo de trabajo “Orca atlántica-GTOA” superivsa embarcaciones que han sido ‘atacadas’ (ellos dicen ‘interactuadas’) por las orcas, con resultado de algunos barcos con partes móviles rotas, para intentar esclarecer las causas de este tipo de interacciones. Desde el año pasado se han ido registrando interacciones entre orcas y barcos, mayoritariamente veleros, normalmente con resultado de rotura del timón. El GTOA se encargó de recopilar informaciones –en los barcos, puertos o yendo a los varaderos, y recogiendo los testimonios o vídeos de los tripulantes– Comenzaron en el Estrecho de Gibraltar en julio, después estos grupos de orcas se fueron hacia el sur de Portugal, hasta llegar a Galicia donde el pico de ataques fue en septiembre. Ahora han elaborado un protocolo de seguirdad, que incluye bajar velocidad, parar el motor y dejar el timón a vía. En caso de velero, arriar la vela. También, llamar al 112.