La Xunta decidió anoche actualizar el mapa de restricciones, pero esos cambios se han quedado viejos en unas pocas horas y antes de entrar en vigor. El establecimiento de nuevas medidas de apertura organizadas en cuatro niveles de incidencia del coronavirus, frente a los tres que había, ha variado la situación de algunos concellos en la escala.

Según lo anunciado este mediodía por Alberto Núñez Feijóo, a las 00:00 del viernes tres concellos estarán en el máximo grado de restricciones: los ourensanos de Vilardevós y Maseda y el lucense de Pardela. En el grado alto se encontrarán Boborás y A Mezquita en Ourense y Pontecesures, Neda y Arteixo en A Coruña. En el medio estarán Boimorto, A Coruña, Culleredo, Mugardos, Ponteceso, Valdoviño, Bergondo, Laxe, Chantada, Guitiriz, Pantón, Sober, Soutomaior y Coles. En ellos vive el 12,4% de la población gallega. Los 290 municipios restantes quedarán en el nivel bajo de las restricciones.

La movilidad estará permitida entre todos los concellos, salvo en los tres con las máximas restricciones, que estarán cerrados perimetralmente, salvo en los caos justificados ya conocidos (motivos laborales, educativos, sanitarios).

Según las nuevas normas, que se prolongarán desde el viernes hasta que acabe la Semana Santa, si no hay grandes variaciones de la incidencia de la pandemia, quedan prohibidas las reuniones de no convivientes en domicilios. En el resto de ámbitos --terrazas, paseos, etc.-- el límite de personas reunidas no convivientes pasa a ser de seis, excepto en el interior de los locales de hostelería, que se reduce a cuatro. La hostelería, además, podrá abrir hasta las 21.00 horas, y se ampliarán los aforos en distinto grado, dependiendo del nivel.