La Policía Autonómica ha formulado 50 denuncias por incumplimientos de las medidas sanitarias en la hostelería durante el pasado viernes, primer día de la desescalada en Galicia tras la tercera ola de la pandemia. Hoy mismo, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha expresado sentirse “francamente preocupado porque hay una cantidad muy considerable” de hosteleros que no han abierto “con las condiciones fijadas”.

En un comunicado emitido este sábado, la Administración gallega destaca que estas denuncias fueron registradas en el marco del plan de "hostelería segura" articulado por la Xunta para velar por el cumplimiento de las restricciones, que se modulan en función de la situación epidemiológica en cada municipio.

Así, los agentes detectaron medio centenar de infracciones durante sus tareas de control de las medidas de aforo, horarios de apertura y cierre y medidas de prevención como el uso de mascarilla para empleados y clientes y el mantenimiento de la distancia de seguridad.

Además, entre las tareas de los policías está informar sobre la obligatoriedad a partir del próximo viernes de señalar el aforo permitido con un cartel visible en el exterior y en el interior, así como "la disposición de códigos QR para que los clientes puedan registrar su presencia".

Esta última medida, según han reiterado en las últimas semanas los responsables del gobierno gallego, no se hará obligatoria por el momento.