La plataforma “Galegas8M”, que aglutina a una treintena de colectivos de la comunidad, anuncia movilizaciones en las calles con motivo del Día Internacional de la Mujer y también convoca una jornada de 24 horas de huelga para el próximo ocho de marzo. Acaba de anunciar el lema que resonará en las marchas gallegas: “Sin cuidados no hay vida. Mujeres en huelga: esenciales, precarizadas y hartas”.

“Consideramos imprescindíbel a mobilización de rúa e que as reivindicacións do feminismo sexan desde xa prioritarias á hora de afrontar a actual realidade social para seguir esixindo que a vida está no centro e urxe que se lle dea o valor real a estes traballos. Amosaremos novamente a nosa capacidade para espallar a loita feminista e dar visibilidade á ampla rede de mulleres galegas que traballan arreo e de forma continuada na defensa dos nosos dereitos nos distintos eidos da sociedade”, aseguran en su web.

A menos de dos semanas de su celebración, el 8M ha vuelto a convertirse en motivo de polémica, sobre todo en la política madrileña, tras la autorización desde la Delegación del Gobierno de peticiones de organizaciones feministas para manifestarse con menos de 500 personas. En ese contexto también se produjo la declaración de la ministra de Sanidad, Carolina Darias: “Por coherencia con mi llamada a la responsabilidad, la celebración de las manifestaciones del 8-M no ha lugar”, indicó ayer por la tarde en plena polémica. A su juicio, “la situación epidemiológica” actual “no permitiría llevar a cabo” las manifestaciones de las que se está hablando en los medios. Darias realizaba estas declaraciones el mismo día en el que el delegado de Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, aseguró que se prohibirán las marchas de más de 500 personas en la capital el 8M.

Volviendo a Galicia, desde “Galegas8M” –plataforma que se define como “diversa, inclusiva y horizontal”– incluyó en su manifiesto un aparado reservado a las mujeres transgénero: “Por la demanda de despatologización y de autodeterminación, de las mujeres trans”, aseguran. También, insisten en la infravalorización social de los trabajos de los cuidados que, cuando son remunerados, “se realizan en condiciones de precariedad tanto social como económicamente, incluso a pesar de resultar actividades esenciales”. En su manifiesto, Galegas8M también pide “la corresponsabilidad tanto en el reparto de tiempos como de trabajos” y lamentan que en la gestión de la pandemia, las medidas laborales para la conciliación consistieron en reducir la jornada, abocando las mujeres a una pérdida de su nivel adquisitivo. Y critican el teletrabajo, como trampa.

En España, las diferencias dentro del movimiento feminista sobre la autodeterminación de género ha provocado que organizaciones de mujeres hayan decidido convocar a los medios de comunicación por separado para informar sobre sus actividades para celebrar el Día Internacional de la Mujer.