Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mariluz, la gallega que se adelantó a la Princesa Leonor

María Luz Valencia, en la terraza de su casa en Vigo. Marta G. Brea

Hace casi 50 años, María Luz Valencia González llegaba al UWC Atlantic College, en Gales (Reino Unido), el mismo internado donde la princesa Leonor estudiará sus dos años de bachillerato internacional, y los recuerdos de su paso por el castillo St. Donat’s se mantienen tan vívidos como el primer día. Esta ourensana fue la primera gallega en estudiar en este prestigioso internado y lo hizo con una beca de la Fundación Barrié de la Maza, que becó a otros tres gallegos hasta 1976.

Como becada, a María Luz le molesta que el internado de Llantwit Major, localidad a 40 minutos de Cardiff, la capital de Gales, sea calificado de elitista. “El 80% de los estudiantes siguen siendo becados, becas que se cubren con los alumnos que sí pagan su matrícula (76.000 euros por los dos años que cursan) y por los exalumnos, que colaboramos con el fondo de becas para que otros alumnos como nosotros puedan hacerlo. Y muchos son refugiados”, explica María Luz, profesora jubilada de Lengua Inglesa del IES Alexandre Bóveda de Vigo.

Con sus compañeras de cuarto Cedida

Ella no habría tenido la oportunidad de hacer un bachillerato internacional de otra manera. “Yo venía de una familia normal. No teníamos contactos ni nada parecido. Mis padres tenían una autoescuela en Ourense. Fue mi tía quien me trajo un anuncio sobre las becas”, explica.

Estudiar en el Atlantic College, caracterizado por una educación libre y cosmopolita, supuso una ventana abierta al mundo para alguien que venía de una ciudad de provincia de la España franquista, hija del conocido militante del PC Augusto Valencia, recientemente fallecido. “Unos años antes mi padre fue procesado y encarcelado. Yo era muy consciente de la situación política que vivíamos en España y estudiar allí fue un cambio radical. Allí se hablaba de relaciones entre personas del mismo sexo, de la posibilidad de poder ser de Amnistía Internacional... Había musulmanes, judíos, cristianos, estudiantes de África, de Estados Unidos, de Alemania, de China, de Italia...”, comenta.

Con su promoción (primer término, de lado) Cedida

Al UWC Atlantic College no le interesan los expedientes brillantes. Al menos, no exclusivamente. Esta institución, que funciona como un patronato, está interesada en formar a estudiantes con otras inquietudes además de las meramente académicas, por lo que selecciona a jóvenes con inquietudes sociales y que quieran mejorar el entorno en el que viven. La selección se hace en base a entrevistas con los aspirantes. María Luz recuerda que ella tuvo que explicar por qué creía que merecía estudiar allí y qué creía que podría aportar ella al centro.

Compartir dos años con alumnos de culturas, credos y nacionalidades tan diversas y que comparten estas inquietudes es una experiencia tan enriquecedora que asegura que deberían poder tener todos los jóvenes. “Esto no quiere decir que nuestra educación sea peor. Soy una firme defensora del sistema público, que es al que me he dedicado toda la vida. Pero creo que una experiencia así es positiva, para la princesa y para la hija del pescadero”, afirma.

Con una anciana Cedida

Ella regresó de allí con una maleta repleta de enseñanzas académicas y humanas, que después aprovechó en su faceta de docente. Y no solo eso. hizo grandes amigas. Con sus compañeras de cuarto –cada adolescente comparte habitación con otros tres, normalmente de distintas nacionalidades– continúa manteniendo una estrecha relación. Aún este fin de semana, estuvieron hablando por Whatsapp sobre sus últimas lecturas. “Siempre fuimos muy lectoras las cuatro”, afirma.

Con sus amigas Cedida

A lo largo de estos años también se han visto en varias ocasiones en Londres. A María Luz le hubiese gustado que hubiesen sido más, pero la distancia que las separa y sus obligaciones personales no lo hacen posible. También volvieron a encontrarse en el castillo St. Donat’s en 2014, con motivo del 40 aniversario de la graduación de su promoción.

Tras finalizar el bachillerato internacional en el centro de Gales se marchó al segundo centro que abrió la red de instituciones educativas United World Colleges (UWC). “La institución tiene un sistema por el que los alumnos de segundo son tutores de los de primero y como el centro de Canadá abría ese curso y no había alumnos de segundo, nos ofrecieron a otro estudiante mexicano, hijo de un exiliado español, y a mí ir a Canadá y aceptamos”, recuerda María Luz. En el país norteamericano cursó ya sus estudios universitarios –Literatura Inglesa y Psicología–, que compaginó con su trabajo en el departamento de Español de la misma Universidad de Trent (Ontario).

El bachillerato internacional de los UWC incluye asignaturas de ciencias y de letras, y varias materias humanísticas, como teatro, música y arte, y deportes, y una actividad de servicio a la comunidad. María Luz escogió voluntariado social, una faceta que ha mantenido toda la vida. De hecho, es voluntaria de Oxfam Intermón en Vigo y ha colaborado también con Cáritas. De esta forma, esta exalumna de UWC intenta hacer de su entorno un lugar mejor.

Compartir el artículo

stats