El Colegio Oficial de Enfermería de Pontevedra (COEPO) desmintió ayer que su sede hay cajas con FFP2 y equipos EPI sin repartir desde mayo y califica de “difamatoria y maliciosa” esta acusación. El COEPO asegura que el material que envió el Consejo General de Enfermería a COEPO llegó en una cuantía escasa para poder repartir una mascarilla a cada colegiado. Por ello, deci dió dejar el uso de esas mascarillas y equipos EPI para alguna emergencia o para usar en cursos de formación de enfermería. En este sentido, se atendió a un requerimiento de los colegiados que solicitaban termómetros digitales.