La Cruz de Carne, la reliquia que según la leyenda se utilizó ya para acabar contra la peste negra, saldrá de nuevo a las puertas de la Catedral de Zamora, en este caso como símbolo para pedir a Dios el fin de la pandemia del coronavirus. Siete siglos después Zamora volverá a recurrir a la reliquia que ya se utilizó contra la peste negra o muerte negra, que fue la pandemia de peste más devastadora en la historia de la humanidad y que afectó a Europa y Asia en el siglo XIV.

“En la Santa Iglesia Catedral el viernes de Cuaresma y el Miércoles de Ceniza se celebrará la eucaristía a las 10 de la mañana y se impartirá la bendición sobre los cuatro puntos cardinales de la diócesis en la puerta norte de la misma con la Cruz de Carne pidiendo a Dios por el fin de la pandemia”, anuncia el obispo Fernando Valera en su decreto.

La capilla de Santa Inés de la Catedral de Zamora es donde se conserva la denominada Cruz de Carne, reliquia ofrecida por un ángel a un monje benedictino llamado Ruperto cuando suplicaba el cese de la peste negra, asegurándole que mientras fuese venerada en Zamora, la ciudad se vería libre de cualquier tipo de peste.