Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ajuste de la mascarilla, ese gran desconocido

El ajuste de la mascarilla, ese gran desconocido

El ajuste de la mascarilla, ese gran desconocido

El debate sobre qué mascarilla es mejor para la población general, que continúa pasado casi un año de pandemia, eclipsa una cuestión desconocida para muchas personas: la importancia de ajustárselas bien. Si la mascarilla no se ciñe bien en todos sus bordes a nuestro rostro, da igual que sea FFP2, higiénica o quirúrgica. Un pequeño hueco del 2% del área de la mascarilla deja pasar el 50% del aire sin filtrar, por lo que los aerosoles con virus pueden infectar a una persona que esté detrás. En Singapur han calculado que solo el 13% de la población lleva las mascarillas bien puestas.

En los 80 triunfó en España una campaña de prevención del sida con el eslogan “póntelo, pónselo”. Se instruyó a la población, jóvenes incluidos, sobre cómo colocar bien el preservativo para evitar la transmisión del virus VIH. Pasados 40 años de aquello, sería necesario algo similar para otro tipo de profilaxis, la que nos proporcionan las mascarillas contra el coronavirus. “Hacen falta campañas intensivas de educación sobre ajuste, incluidos los centros de trabajo”, dice José Luis Jiménez, profesor de Química de la Universidad de Colorado (Boulder, EE UU) y uno de los mayores expertos mundiales en aerosoles. “Si no ajusta bien, da igual que la mascarilla sea FFP2”, recuerda el científico español, que lleva un año trabajando con especialistas mundiales en transmisión de enfermedades. Y aporta un dato demoledor: un hueco de solo el 2 por ciento del área de la mascarilla deja pasar el 50% del aire sin filtrar.

Un hueco del 2 por ciento del área de la mascarilla deja pasar el 50 por ciento del aire sin filtrar

Uno de los errores más frecuentes –se ve mucho en la calle, sobre todo con las mascarillas quirúrgicas e higiénicas, de color azul claro– es poner las gomas en forma de “X”. De esta forma se abren huecos laterales por los que se escapa el aire. Y aunque parezcan agujeros pequeños, por ahí se fuga la mitad o más del aire expirado.

Y también pueden entrar aerosoles infecciosos que nos contagien. Un experimento de la Universidad Técnica de Delft (Países Bajos) ha demostrado la peligrosidad de estos huecos. Los aerosoles –visualizados en el vídeo como humo– fluyen hacia atrás, por lo que hay que evitar ponerse detrás de una persona que muestre estos huecos laterales en su mascarilla.

LOS ERRORES CUANDO NOS PONEMOS LA MASCARILLA


1. Poner las gomas de la mascarilla en “X” abre huecos laterales. Es un error habitual, sobre todo en las quirúrgicas.

2. Mascarilla correctamente ajustada a la nariz, barbilla y laterales

El ajuste de la mascarilla, ese gran desconocido

Un estudio en Singapur envió mascarillas N95 e instrucciones a 2.500 hogares. Solo el 13% las llevaban bien puestas. Y es que una mascarilla no es un parapeto ni tampoco un “paraguas facial”. Si el COVID-19 se transmitiese solo por gotas-proyectiles, el ajuste no sería importante. Pero el coronavirus se contagia por el aire, por aerosoles que son como el humo, como por fin reconoció la semana pasada la OMS a través de su directiva Maria Van Kerkhove.

El error de poner las gomas en “X” y el flujo de los aerosoles hacia atrás

¿Cómo saber que llevamos la mascarilla bien ajustada? Jiménez propone una prueba sencilla: una vez puesta la mascarilla, con el hierro nasal apretado, sople con fuerza. Si tiene que pestañear es que sale demasiado aire y el ajuste es deficiente.

3. En este experimento de la Universidad de Delft se ve cómo salen aerosoles por los huecos de una mascarilla quirúrgica mal ajustada.

4. Los aerosoles salen hacia atrás, por lo que hay que evitar estar detrás y cerca de alguien con esos huecos laterales.

Las mascarillas FFP2 (estándar KN95 en China y N95 en EE UU) filtran muy bien. También lo hacen las quirúrgicas, pero estas suelen ajustar peor. Para que una FFP2 reciba homologación debe someterse a pruebas técnicas que certifiquen que se ciñen bien a la cara de un adulto.

No existen esos experimentos para los niños, por lo que una FFP2 infantil, por definición, no está homologada, como publicó FARO y confirmó posteriormente el Ministerio de Comercio.

“Si no ajusta bien, da igual que la mascarilla sea FFP2”

José Luis Jiménez - Profesor de la Universidad de Colorado

decoration

José Luis Jiménez - Profesor de la Universidad de Colorado

El ingeniero y profesor de Química José Luis Jiménez recuerda que las mascarillas “son imperfectas, reducen contagios, pero no los suprimen. Es una de muchas capas de protección necesarias”. Para este experto, las FFP2 tienen un problema de diseño: “El material se escoge para filtrar bien. Pero se le pide a ese mismo material que ajuste bien. Y eso es difícil”. Por ello recomienda “ajustarse el hierro de la nariz muy bien para que selle de verdad”, y también afeitarse, porque “es imposible que sellen bien si se llevan con barba”.

Sobre las mascarillas de tela, señala que las hay de tres capas que filtran muy bien y permiten un buen ajuste. ¿Y ponerse dos mascarillas, como ha recomendado el famoso virólogo estadounidense Anthony Fauci, asesor del presidente Biden? Jiménez cree que puede ser útil, “sobre todo si ponemos una de tela grande que ajuste bien encima de una quirúrgica, que filtra bien pero ajusta mal”, pero hay que asegurar el ajuste y evitar fugas de aire, algo peligroso sobre todo en interiores.

En definitiva, si llevamos la mascarilla correctamente ajustada debe contraerse contra nuestra cara cuando inspiramos. El oxígeno que llega a nuestros pulmones será el mismo, se puede comprobar fácilmente utilizando un pulsioxímetro. “Podemos respirar un poco más sin darnos cuenta, el cuerpo lo regula –ha apuntado a FARO José Luis Jiménez–. Cuesta un poco más de trabajo, pero es una incomodidad que hay que tolerar, porque con COVID-19 se respira mucho peor”.

Hablar produce 10 veces más emisiones de aerosoles respiratorios que simplemente respirar, y cantar –a un volumen alto– o gritar puede producir unas 50 veces más, recuerdan los expertos.

Para utilizar bien una mascarilla ayuda conocer cómo funciona. Sus filtros son eficaces por unos mecanismos microscópicos que no son los mismos que los de un colador o un tamiz. “Son como una tela de araña muy pegajosa, y algunas mascarillas están magnetizadas [por electricidad estática], atraen a los aerosoles”, explica José Luis Jiménez. Por ello, la mascarilla retiene muchos aerosoles que son mucho más pequeños que los agujeros del filtro. El virus no “viaja” solo en el aire, sino que va “montado” en una partícula de aerosol de 3 micras que tiene 10.000 veces el volumen de un virus. Y esa partícula tampoco describe una línea recta ni una curva, sino un movimiento aleatorio (llamado movimiento browniano), por ello es más probable que se pegue a esa “tela de araña” que es la mascarilla.

Compartir el artículo

stats